Caen nueve presuntos integrantes de una red de trata de personas en la frontera con Venezuela

Dos mujeres y siete hombres, presuntos integrantes de una banda dedicada a la trata de personas que operaba en la frontera entre Colombia y Venezuela, fueron capturados. 

De acuerdo con la información de la Policía Nacional, se trata de una red dedicada a sacar gente a destinos como Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, México, Estados Unidos y España, por las terminales aéreas, con complicidad de dos funcionarios de Migración Colombia, identificados como Rolando Iglesias Sanjuan y Rafael Púa Ríos, adscritos a las regionales del Atlántico y La Guajira.

La operación fue adelantada por la Dirección de Investigación Criminal e Interpol, en conjunto con la Fiscalía, Migración Colombia y otras autoridades nacionales e internacionales, en varias ciudades del país, principalmente en el departamento del Atlántico, Córdoba y La Guajira.

“Se trata de la desarticulación de una organización criminal transnacional dedicada al envío ilegal de migrantes venezolanos y dominicanos desde Colombia hacia los Estados Unidos y Europa, a través de vuelos comerciales con identidades colombianas adquiridas de manera irregular y documentos falsificados”, señala el informe de las autoridades.

Según las indagaciones, los funcionarios de Migración, semanalmente, facilitaban la entrada y salida de entre 5 y 10 migrantes a través de los aeropuertos de Barranquilla y Cartagena.

De igual forma, vía terrestre, semanalmente enviaban entre 15 y 25 migrantes hacia el sur del continente.

Los otros detenidos que se encargaban de tramitar y falsificar los documentos falsos, según la investigación, labor que venían realizando desde el año 2019.

Dentro de los servicios que ofrecía la banda criminal, se encuentra la expedición de documentos de identificación colombianos falsos, residencias extrajeras como la chilena, suplantación de visas por ejemplo de nacionalidad mexicana y/o la prórroga de pasaportes para los venezolanos. Estos se incluían en paquetes que podían costar unos dos millones de pesos, aunque los montos podían ser mayores.

Los nueve capturados fueron presentados ante un juez; serán imputados por los delitos de tráfico de migrantes, concierto para delinquir agravado y falsedad material en documento público.