Preocupado por el futuro del sector minero, más especialmente del carbonífero, alcalde de Barrancas envía carta abierta al presidente Gustavo Petro

El siguiente es el texto de la Carta Abierta enviada al presidente de la República Gustavo Petro, por el señor alcalde del municipio de Barrancas Ivan Mauricio Soto.

Excelentísimo Sr. Presidente:

Aprovecho esta comunicación para felicitarle por su elección y desearle los mejores éxitos en el trabajo que estará desarrollando los próximos cuatro años al frente de la Presidencia de la Republica de Colombia.

Le escribo porque he leído con atención todas las iniciativas que ha presentado al país y las implicaciones que cada una de estas tiene en diferentes sectores de la economía nación, en nuestro caso, quiero hablarle del minero, más especialmente del carbonífero. Como bien sabrá, mi municipio está en el área de influencia de la empresa Carbones del Cerrejón, desde hace más de 45 años convivimos con la compañía y en ese tiempo, hemos aprendido, tanto ellos como nosotros, a hacerlo de una forma que nos ha permitido ayudarnos mutuamente para la construcción de nuestro desarrollo.

Estas alianzas se ven reflejadas de muchas formas:

· Generación de empleo. Más de 11.000 personas tanto de las personas que trabajan con Cerrejón como con otras empresas contratistas, encuentran su sustento en la empresa, en su mayoría, estamos hablando de personas de nuestros municipios.

· Encadenamiento empresarial con negocios locales. Lo que permite que se muevan las economías locales, son miles de familias las que dependen de manera indirecta de negocios vinculados de una u otra manera a Cerrejón o sus empleados, como lo son dueños de hoteles, restaurantes, tiendas, proveedores almacenes, talleres, etc.

· Proyectos en alianzas en beneficio de nuestros municipios. Estamos ejecutando iniciativas viales, soluciones de agua, infraestructura educativa y de salud, entrega de equipos para nuestros hospitales, le podemos colocar varios ejemplos, en estos momentos se están ejecutando proyectos, entre los voluntarios y obligatorios, por todo el departamento.

· Pago de impuestos locales que nos dan estabilidad a los presupuestos locales y nos permiten asegurar el funcionamiento de nuestras administraciones, si a estos les sumamos el resto de los pagos de impuestos departamentales, nacionales y las regalías, estamos hablando de que en 2021 la empresa pagó cerca de 2 billones de pesos, pero este año, gracias a los precios internacionales, esa cifra va a ser mucho más alta.

 Sé que el carbón tiene una fecha de caducidad, pero acabar una empresa como Cerrejón de manera abrupta, con un nuevo impuesto a las exportaciones del 20% y una sobretasa al impuesto sobre la renta de otro 5%, es una amenaza para la sostenibilidad de todos nuestros municipios en el corto plazo. ¿Cómo vamos a sustituir los ingresos que la empresa genera? ¿Cómo vamos a dar empleo a los cientos de puestos de trabajo que se verán amenazados? ¿Cómo vamos a financiar los proyectos sociales que se requieren para garantizar el bienestar de las comunidades? Aunque a la región están llegando otros proyectos, los beneficios que estos generan no compensan lo que vamos a perder con una potencial salida de Cerrejón de la región.

Nuestro futuro está en juego. Sé que el mundo está en un proceso de descarbonización, pero no es menos cierto que este se va a hacer de manera paulatina en las próximas décadas, Alemania a verbigracia, está retomando el consumo de nuestro carbón debido a la falta de gas en su matriz energética. ¿Por qué somos los únicos que debemos asumir el costo del proceso de descarbonización en el mundo? Señor Presidente, con el futuro de miles de familias guajiras en juego, le pido amablemente que reconsidere la propuesta de la actual reforma tributaria y que ajuste el proyecto para que las ayudas para unos no signifiquen la condena para otros.