Diálogo Regional Vinculante

Sin tener claro el municipio en donde se desarrollará el Diálogo Regional Vinculante previsto para la Subregión del Sur de La Guajira y aun con la incertidumbre que si el mismo pueda ser aplazado en cumplimiento al anuncio que hizo en días pasado Luis Fernando Velasco, alto Consejero para las Regiones, cualquiera que sea el lugar y la fecha los guajiros debemos llegar con propuestas claras y concisas al evento que será literalmente el borrador del Plan Nacional de Desarrollo – PND 2022 – 2026 del gobierno de Gustavo Petro.

Y lo decimos así, porque estamos a tono con nuestro columnista Normando Suárez Fernández y un puñado de guajiros que nos hemos reunido previamente para analizar la metodología planteada por el Departamento Nacional de Planeación.
En la reunión virtual que sostuvimos varios provincianos con Suárez Fernández, se nos recomendaba que para éste evento los participantes superáramos la costumbre de presentar una lista de peticiones en donde prima el interés particular y local y no el colectivo de los guajiros, pero muy especialmente el de la Subregión del Sur de La Guajira. Entendemos entonces que estamos acostumbrados a pedir cosas pequeñas y nos conformamos con las migajas que nos dan. Nosotros no queremos ser excluyentes con relación al Diálogo Regional Vinculante de la Subregión del Sur de La Guajira, pero consideramos que ante la falta de un recinto que albergue un buen número de asistente, uno de los adecuado puede ser la sede de la Universidad de La Guajira en Fonseca o en Villanueva, por eso sería bueno conocer el concepto de los directivos para la realización del evento programado para el 6 de octubre, de acuerdo con los lineamientos dados por el Gobierno nacional.
Recordemos que las propuestas que hagamos deben estar encasillada en el Programa de Gobierno “Colombia potencia mundial para la vida” y que sean los expertos en definir los grandes proyectos tales como la construcción del distrito de riego con su represa del Ranchería que le dará solución de agua a 9 municipios, mejorando las condiciones agrícolas y alimentaria de la región.
Para el caso de la Alta Guajira, se necesita la carretera perimetral que cubre toda la cabeza del Departamento el cual fomentará el turismo, servirá como de salida más rápida de los pacientes internados en las zonas inhóspitas de las rancherías; construcción de un puerto en Manaure o en Uribia que le permita ingresar las mercancías legal a nuestro país y al mismo tiempo le dará vida a Maicao. Además, el puerto serviría para sacar los excedentes carnívoros ovino – caprinos así como de los productos agrícolas que serán producidos con la puesta en marcha del distrito de riego.
En este orden están contempladas nuestras peticiones en los dos Diálogos Regionales Vinculantes que se tienen programados para La Guajira.