Juan Segundo Lagos Mendoza, compositor de ‘Marianita’ y ‘Con los crespos hechos’

En el bello municipio de La Jagua del Pilar, a la que años antes llamaban La Jagua del Pedregal, ubicada exactamente, en los límites de La Guajira con el Cesar, nace este benemérito juglar vallenato, un 22 de octubre del año 1956.

Sus padres son: Juan Jacinto Lagos Ramírez, jagüero de cepa y músico de banda, y Rosa Isabel Mendoza Daza, quien era oriunda de Caracolí, Sabanas de Manuela, y hermanita de padre y madre de Nicolás Elías “Colacho” Mendoza, los dos fallecidos.
Juan Segundo tiene diez hermanos, ellos son: Aracelis, Ruth Marina, Adulfo, Carmen, Remedio, María, Eugenia, José, julio (fallecido), Elías, Juana, Rita, Carlos, julio, y Ricardo, Alfonso, el hermano menor. Su esposa se llama: Carmen Sofía Montenegro González, con la cual tiene tres hijos: Karen Tatiana, quien es médico de profesión; Juan Fabio, es músico, compositor, se está proyectando como cantautor, se ubica dentro de los compositores de la nueva ola, y Rosa Luz Lagos Montenegro, estudiante de Derecho, de la Universidad Libre de Barranquilla, antes del matrimonio le nació, un hijo que es rolo, natural de Pacho, Cundinamarca, se crió en Bogotá, el cachaco le dice, su nombre de pila es: Juan Andrés Lagos Torres, es administrador Público, egresado de la Esap, actualmente reside en Valledupar y ya conformó una bonita familia.
Infancia: La disfrutó, en La Jagua del Pilar, su terruño, y una gran parte, de ella, en una finca que tenía su padre, en la serranía del Perijá, cerca del Municipio de Codazzi, Cesar, allí se producía, malanga, ñame, maíz, ahuyama, cacao, y muchas frutas, entre ellas, nunca olvida los perehuetanos, las rebiacanas, candungas, y las ácidas, pero sabrosas guayabitas de perro, su padre también criaba y ordeñaba ganado, era una tierra bendecida con seis manantiales, todos corrían con abundante agua dulce y fresca, lastimosamente su padre fue vilmente asesinado, en 1970, les tocó malvender aquella hermosa y productiva propiedad.
Su primaria la estudió, en su patria chica, La Jagua del Pilar, en la escuela rural de dicho corregimiento, no olvida, sus oficios pueblerinos, cortaba leña, hacia los mandados, ayudaba a sus padres junto a sus hermanos en todos los quehaceres de la casa. El bachillerato lo cursó en la capital mundial del vallenato, en el glorioso Colegio Nacional Loperena, es orgulloso bachiller Lopereno promoción 1977, allí, compartió con Mauricio Pimiento, Rodrigo Morón Cuello, Tico Aroca, los que más recuerda.
Se presentaron dificultades para ingresar a la Universidad, permaneció un tiempo buscando empleo, la ausencia de su padre, le afectó muchísimo, como mandado de Dios, un hermano suyo, se fue a vivir a Bogotá, y con su apoyo, pudo irse para la capital del país, e iniciar sus estudios en la Universidad Católica, llegó en el año 1982, ya le habían grabado una de sus canciones de mayor éxito, “Marianita”, se la interpretaron Los Sensacionales: Héctor Zuleta Díaz y Adanies Díaz, inició a percibir sus pequeñas, pero representativas regalías, de veras que esta obra tuvo muy buena aceptación.
En la fría capital armó su conjunto vallenato, combinado, con música tropical, tocaban en tabernas, nuestro invitado se rebuscaba con el acordeón, esto le ayudó bastante, a su conjunto lo inscribió, en el área de cultura de la Universidad, y por ello obtuvo el derecho para que lo becaran, realizaban constantemente presentaciones en la U, e incluso, con los buenos contactos que hizo, intercedió, para que a su hermano también le dieran beca, en la prestigiosa Universidad Católica.
Incursionó en el campo de la composición, cuando estudiaba su secundaria, en quinto de bachillerato, más exactamente, recuerda que se valió de la canción de Leandro Díaz “Los Tocaimeros”, tomó la música de esa canción y comenzó a nombrar a todos sus compañeros de clases, del curso quinto de bachillerato que cursaba, lo hizo de una manera peculiar, bien descriptiva, mencionaba a los más enamoradores, los más estudiosos, los traviesos, etc., entrelazo, los nombres con los atributos, de cada quien, esto gustó mucho, a los compañeros les sorprendió aquella facilidad con que Juan Segundo lo hacía, en ese tiempo lo acompañaba una flauta, y era un verdadero show, cuando se ponían a cantar, esa y otras canciones, su versión de los Tocaimeros se convirtió en un hit en todo el Loperena, se la solicitaban muchísimo. En el año 1977, ya cerrando su ciclo, de secundaria, se le ocurrió, componer una canción, que la tituló: “despedida de amigos”, fue su primera inspiración con música y melodía propias, basada en la nostalgia, que le producía la separación que se avecinaba, cada quien debía forjar su destino, se la cantó a Adalberto Ariño, quien recogía temas para grabar con Gustavo Maestre, y se la grabaron, fue su inicio, le nacieron varias, en ese tiempo, construía versos, tocaba guitarras, a sus compañeros les gustaba, lo aplaudían, le felicitaban, y lo motivaban a que explotara ese gran talento que poseía.
Lo que se hereda no se hurta, el padre de Juan Segundo fue músico de banda, tocaba el instrumento Marcante, junto a varios familiares, conformaron la renombrada banda de La Jagua del Pilar, recorrían todos los pueblos, de la provincia, en La Junta, siempre amenizaban sus fiestas patronales, de allí, que su hermano mayor Adulfo, lo bautizó un muy querido Juntero, el gran Leandrito Sierra “El médico del Pueblo”, su madrina, fue la gran matrona Juntera Celina Sierra de Hinojosa, cuentan que en la familia de Los Lagos de La Jagua del Pilar, la cuenta, de músicos, pasa de 25, y para completar su madre es hermana, del gran Colacho Mendoza, avezado acordeonero, primer Rey de reyes del festival vallenato.
Nos cuenta Juan, que ha compuesto, alrededor de 120 canciones, de las cuales le han sido grabadas 80, se considera de la línea Zuletista, Poncho le ha llevado al acetato seis preciosas canciones, El Difunto Trovador, Mi par de Polluelos, Mi Nostalgia, Corazón Cobarde, que, en la actualidad está de moda con la joven cantante femenina, Valeria Lozano, Jorge Adel, Juancho de La Espriella, la han retomado, y la cantan en todas sus presentaciones, otras con Poncho son, Las Muchachas de Valledupar, y Corazón bandido; Jorge Oñate es su cantante favorito, le grabó 4 canciones, aventuritas y mi luna de miel entre otras, la voz de Oñate, todavía no existe cantante alguno que la supere, y además de voz poseía una cadencia auténtica, que le impregnaba a sus canciones, inigualable, el Jilguero recalca Juan Segundo.
Su canción más exitosa a nivel nacional, es ‘Marianita’, su obra emblemática, pero hay una que ha sido éxito a nivel Internacional, se llama, ‘Con los crespos hechos’, la grabaron Los Embajadores, y la misma en bachata le cambiaron el nombre, la denominaron ‘Loco de amor’, su intérprete fue Luis Vargas, lástima Juan se dio cuenta de esta grabación 15 años después, se escucha en Europa, México y los Estados Unidos. Iván Villazón también le ha grabado, y hasta tituló un CD, con una obra suya, se llama: el camino de mi existencia, le grabó también con Wilber Mendoza, una que le hizo a su tío Colacho Mendoza.