Gremios minero-energéticos de Colombia advierten que pérdida  de inversión en el sector pone en riesgo 20 mil empleos

Los gremios del sector minero-energético integrados por la Asociación Colombiana de Minería (ACM) y la Asociación Colombiana del Petróleo y Gas (ACP) en representación de las empresas del sector, enviaron al Gobierno nacional un comunicado con varios puntos, donde consignan algunos reparos relacionados con la nueva reforma tributaria.

Aseguran que como grandes contribuyentes del Estado colombiano, en el marco del debate y de la próxima radicación de la ponencia en el Congreso de la República, la pérdida de inversión pone en riesgo la viabilidad de proyectos hidrocarburíferos y de minerales claves para la transición y la seguridad energética.

Otra de las consecuencias que afirman traerá esta reforma, es la pérdida de inversión que tendría repercusiones para las regiones con presencia del sector de hidrocarburos, pues los proyectos que sean inviables se traducen en pérdida de empleos (hasta 20.000 vacantes directas).

De acuerdo con el comunicado, en el primer punto los gremios destacan los aportes adicionales en épocas de precios altos de los ‘commodities’.  

“De hecho, el sector minero-energético (minería e hidrocarburos) es uno de los grandes contribuyentes de la Nación, su aporte en 2022 se estima en 72,7 billones de pesos; y para 2023 este aporte alcanzaría los 90 billones de pesos, sin la entrada en vigencia de la reforma. Cabe señalar que, de estos recursos, una parte importante están ligados a obligaciones contractuales por precios altos del carbón y petróleo”, se lee en el punto 1 del documento.

Advierten sobre el riesgo que conlleva elevar aún más la carga tributaria para el sector minero-energético, y las consecuencias que esto tendría para atraer las inversiones que el país necesita actualmente, dado que Colombia tiene una de las mayores cargas tributarias de la región (la tercera en hidrocarburos y la más alta en minería) y la reforma tributaria implicaría un incremento del Government take de entre un 20% y 22%.

Señalan que en el caso de la industria del petróleo y gas, ante la pérdida de competitividad, la producción futura de petrólero podría caer entre 50 y 70 mil barriles diarios, y por ende caería también el recaudo tributario (33 billones de pesos entre 2023 – 2032), generando un efecto  

Indican que si bien hay un avance en la decisión de mantener las regalías deducibles de la base del Impuesto a la Renta (teniendo en cuenta que se trata de una decisión técnica, acorde con las normas contables, con la jurisprudencia y con las prácticas de los demás países mineros), es preciso anotar que la nueva propuesta del Gobierno reemplaza esta deducibilidad por la sobretasa en el impuesto a la renta de 5 puntos, lo que hace que aumente la carga tributaria del sector.

Insisten en la necesidad de eliminar el impuesto a las exportaciones de petróleo y carbón, el cual, además de ser antitécnico, castiga las exportaciones de un sector que representa el 56% de exportaciones totales del país, aumentando el riesgo de generar desequilibrio en la Balanza de Pagos de Colombia y sus implicaciones en el costo del dólar e inflación, las cuales impactan el bolsillo de todos los colombianos.

Los gremios del sector minero-energético hacen un llamado al Gobierno nacional y al Congreso de la República, a considerar ajustes frente a la sobretasa al impuesto a la renta y la eliminación del impuesto a las exportaciones, considerando su inconveniencia técnica, normativa y constitucional.

“Es decir, que la sobretasa que se plantee para el sector minero-energético esté acorde con la carga impositiva de la región, aplique a partir de precios altos y de manera escalonada, y se considere como un reemplazo a las propuestas de no deducir las regalías y de imponer un impuesto a las exportaciones, de manera que el sector pueda asegurar su viabilidad y, en consecuencia, pueda continuar aportando importantes recursos a las finanzas de la Nación y las regiones”, concluyen.