Embalse de El Guájaro amenaza con desbordarse y dejar damnificadas a más de 800 personas en el Atlántico

Habitantes de los corregimientos de La Peña y Aguada de Pablo, en el municipio de Sabanalarga departamento del Atlántico, llevan tres días sin poder dormir ante el temor del desbordamiento del Embalse de El Guájaro que alcanzó su cota máxima de 5.20 metros.

Un vendaval que azotó la tarde del martes la zona, generó olas que provocaron que la corriente arrastrara  embarcaciones y que el agua se desbordara y se metiera al malecón y a los patios de las viviendas cercanas.

La Gobernación del Atlántico inició un censo de las poblaciones que están en alto riesgo de inundarse, cerca de 842 personas que podrían resultar damnificadas.

“Corregimiento La Peña (Sabanalarga – Atlántico) en alerta por alto nivel del Embalse El Guájaro. En cualquier momento está situación se va a complicar más y hay mucho temor en la comunidad», dijo Jaime Polo.

Jesús León, director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, informó que se ejerce un estricto monitoreo al embalse, para lo cual se cuenta con un Puesto de Mando Unificado con la Gobernación del Atlántico, supervisando también los niveles del río Magdalena y del Canal del Dique, que se encuentran en los 7 metros con 56 centímetros.

Anunció que ante el Gobierno nacional se gestionan recursos para cambiar el sistema de las compuertas con tecnología y mayor optimización.

“El actual sistema lleva más de 57 años y presenta filtraciones a pesar de los trabajos de mantenimiento”, anotó.