Invasión de Rusia a Ucrania cumple siete meses sin que ninguno de los dos ceda a una negociación

La invasión de Rusia a Ucrania llega a los siete meses, tras las amenazas de Putin a Occidente y la anexión de cuatro regiones ocupadas de Ucrania (Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia) a Rusia.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania aseguraron esta semana haber tomado el control de la ciudad de Torske, situada en la región de Donetsk (este), en el marco de una contraofensiva en la zona, sin que las autoridades rusas se hayan pronunciado por el momento sobre la situación.

Vladímir Putin, firmó este miércoles un decreto en el que reforma la Constitución para consumar la incorporación de las cuatro regiones ucranianas con las que firmó el pasado 30 de septiembre tratados de anexión.

El nuevo capítulo en la invasión rusa a Ucrania se abre por cuenta del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, quien confirmó de forma abierta, que su Gobierno está participando en la guerra apoyando a Rusia.

Durante los siete meses de guerra, el Ejecutivo bielorruso se había esforzado por matizar su grado de vinculación con la ofensiva militar orquestada por Putin.

Sin embargo, hoy Bielorrusia reconoce que está tomando parte en la contienda.

“Participamos en ella. No lo escondemos. Pero no hemos matado a nadie, no hemos enviado militares a ninguna parte”, ha señalado Lukashenko, que ha explicado que la implicación de Bielorrusia es por el momento “limitada”, únicamente para “impedir que el conflicto se extienda a territorio bielorruso” o para prevenir un posible ataque desde Polonia, Lituania y Letonia.

El secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, ha trasladado este miércoles al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, su felicitación por los avances del Ejército ucraniano en su campaña para recuperar territorios en el este y el sur del país, pese a la anexión anunciada por el presidente ruso, Vladimir Putin.

«He felicitado el coraje del pueblo y las fuerzas ucranianas en sus impresionantes progresos recuperando su territorio del agresor ruso», señaló el exprimer ministro noruego en un mensaje en redes sociales tras mantener una conversación con el dirigente ucraniano.