Presidente Petro se reunió con delegados de comunidad embera que protagonizó disturbios en Bogotá

Una violenta arremetida contra edificios y la Fuerza Pública protagonizó este miércoles un grupo de indígenas embera en el centro de Bogotá.

La jornada vandálica fue originada en protesta de la comunidad embera que durante varios meses se tomó el Parque Nacional de la capital de la República y luego de diálogos fueron desalojados y trasladados al alojamiento temporal La Rioja.

Hombres, mujeres, jóvenes y niños llegaron al sector céntrico del Distrito capital y tras intentar tomarse el edificio de Avianca, fueron repelidos por la Policía, originándose un enfrentamiento que dejó 27 heridos, entre ellos 15 policías.

Delegados de los embera denunciaron que están viviendo una difícil situación y que no han sido cumplido los 10 acuerdos que habían sido pactados en su momento con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el gobierno del expresidente Iván Duque.

Después de los hechos de violencia, el presidente Gustavo Petro, recibió a una delegación de la comunidad indígena en la Casa de Nariño.

«Me reúno con la comunidad embera víctima de desplazamiento y ubicada en Bogotá. Hace un mes no tienen agua potable, viven hacinados más de 1.200 personas donde solo caben 400. Han visto morir 21 de sus integrantes la mayoría niños en Bogotá», escribió el presidente Petro en su cuenta de Twitter.

El mandatario se comprometió a que su Gobierno cumplirá los acuerdos que firmó la administración de Iván Duque y dijo que la paz en el alto Andagueda, de donde provienen los indígenas, solucionará la problemática que sufren por «incomprensión étnica».

Este jueves se conoció que dos indígenas que agredieron a los policías fueron capturados y llevados a la URI de la Fiscalía. Las autoridades ofrecen hasta $50 millones de recompensa por otras personas que participaron en el ataque con objetos contundentes y armas blancas contra los uniformados.