Comunidades de La Guajira se pusieron manos a la obra y con Invías mejoraron 10 instituciones educativas

Un total de 78 niños y niñas de la Institución Educativa Resguardo Indígena San Francisco, en Barrancas,  La Guajira, podrán disfrutar a partir de hoy de un espacio renovado que funciona como comedor escolar.

El espacio fue adecuado por la comunidad con recursos que el Instituto Nacional de Vías (Invías) destinó como parte del programa Obras de Participación Comunitaria, que se adelanta en el corredor de la vía nacional del sur de La Guajira.

Con la entrega de estas adecuaciones, se completa el proceso de intervención en 10 instituciones educativas, que incluyó entre otras, pintura, adecuaciones estructurales, instalaciones eléctricas y adecuación de espacios deportivos.

Estas obras se adelantaron después de realizar un diagnóstico que evidenció la falta de mantenimiento y mejoramiento de instituciones educativas para retomar actividades después de la pandemia.

Este proyecto de adecuación permitió llegar a más de 6.000 niños y niñas de 10 instituciones educativas, tanto urbanas como rurales, de los municipios: Albania, Fonseca, Distracción, San Juan del Cesar, El Molino, Villanueva, Urumita, Hatonuevo, La Jagua del Pilar y Barrancas, en La Guajira; así como La Paz y Valledupar en el Cesar, que hoy se ven beneficiados con las obras de mejoramiento de sus colegios.

“Nosotros en acompañamiento con la comunidad, el contratista, con el Invías, hicimos posible reconstruir todo el comedor y estamos muy satisfechos. Estamos muy agradecidos porque con este recurso pudimos hacer posible esta remodelación” manifestó Nélsida Martínez Epiayú, integrante de la Mesa de Diálogo del sur de La Guajira.

Para el desarrollo de Obras de Participación Comunitaria fue necesaria una inversión de $ 410 millones, que hacen parte de los recursos que el Invías destina en el marco de la implementación del Plan de Adaptación de la Guía de Manejo Ambiental.