Con “laboratorio” propio para manipular medidores, cae banda Los Eléctricos, en La Guajira también hubo capturados

Fueron capturadas  9 personas en 8 diligencias de allanamiento, realizadas en las viviendas donde habitaban los delincuentes Los Eléctricos, con este golpe se desarticula una de las más grandes bandas dedicadas al robo de energía.

Con esta acción, se da un duro golpe, contundente en contra de las bandas dedicadas a este delito, a través de los operativos interinstitucionales realizados en los departamentos Atlántico, La Guajira y Magdalena.

La captura de estos sujetos en Santa Marta que hacen parte de la banda denominada “Los Eléctricos” se dio en los barrios La Nevada, Tamacá Tairona, Santa Cruz, La Bolivariana, Andrea Carolina, El Parque y Boulevard de la 19 y en el Conjunto Residencial Villas de Andalucía.

Luego de varios meses de trabajo investigativo fueron capturados José Eduardo Maldonado, Anderson Carrillo Bray De Luque, Alfredo Ruiz, Joaddy Polo, Mario Vera, Fabio Acosta, Duber Ibarra y Juan Pablo Cuesta, quienes fueron judicializados por los delitos de Defraudación de fluidos y Concierto para delinquir, los cuales podrían recibir una pena de hasta de 9 años de prisión, aunque el cabecilla podría recibir hasta 13.5 años de prisión.

Adicionalmente, se prepara el proceso penal en contra de los usuarios que contrataron dicha banda para manipular sus equipos de medición, quienes también serán acusados por el delito de Defraudación de fluidos, el cual conlleva penas de hasta 6 años de prisión y multa de hasta 150 millones de pesos.

Durante la audiencia de imputación, 7 de los 9 capturados aceptaron los cargos debido a la contundencia de los elementos materiales probatorios y evidencias físicas que se recaudaron durante la investigación.

Mientras tanto, Los sujetos identificados como Mario Vera, Fabio Acosta y Duber Ibarra, fungían como “marañeros” para desmontar medidores en Santa Marta y Barranquilla y manipularlos para evitar que registraran todo el consumo de energía que tenían los usuarios que contrataban sus servicios.

Durante la investigación se demostró la complicidad de Alfredo Ruiz y Joaddy Polo, quienes trabajaban en la empresa contratista LECTA en labores de lectura, y Bray De Luque, quien laboró en la contratista DELTEC. Estos tres sindicados tenían perfilados a los clientes para ofrecerle sus servicios, aprovechando sus funciones en las empresas contratistas.