El invierno

El invierno sigue afectando a las familias de La Guajira, a quienes se les brinda ayuda humanitaria y atención en alberges temporales cuando resultan damnificadas.
Estas ayudas, consideradas como un paliativo, siguen dejando al descubierto las debilidades del Departamento para atender las emergencias que se han presentado en diferentes sitios de la península, especialmente las que se encuentran en zona de alto riesgo.

Las ayudas humanitarias enviadas por el Gobierno nacional resultan insuficientes para atender lo complejo de la situación, razón por la cual se les llama también para que muestren un mayor interés por atender un problema que requiere de su especial atención.
Los pronósticos del Ideam dicen que seguirá lloviendo, en razón de ello el Gobierno departamental debe convocar a una reunión urgente con todos los actores para analizar el tema y tomar de manera inmediata decisiones frente por ejemplo, a las familias que viven en alto riesgo.
Este invierno no dará tregua y por eso los entes territoriales no se pueden hacer los de la vista gorda y solo atender las emergencias, porque eso va más allá y tiene que ver con soluciones de fondo.
La naturaleza está cobrando todo el daño que le ha causado la mano del hombre, y a eso se debe poner especial atención, inicialmente para tomar los correctivos que sean necesarios para evitar más estragos e iniciar todo un proceso de concientización sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente, de protegerlo y de entender que merece el mayor respeto posible.
Esta ola invernal, influenciada por el ‘Fenómeno de La Niña’, ha cobrado la vida de más de 205 colombianos, y 54 desaparecidos por las inundaciones, súbitas crecidas, deslizamientos de tierra, daños en carreteras, cultivos y viviendas.
De acuerdo con el Ideam, seguirán las lluvias en Colombia y la temporada invernal se extenderá hasta el mes de diciembre, precipitaciones que seguirán afectando al departamento de La Guajira, razón más que suficiente para que las autoridades actúen como corresponde en aras de proteger a las familias de la península.