Frente al Juzgado de San Juan del Cesar los Cujia pidieron justicia por los 5 miembros de su familia muertos en accidente hace un año

Un plantón pacífico realizó la familia Cujia frente al Juzgado Primero Promiscuo Municipal de San Juan del Cesar, reclamando celeridad en el fallo para que determine los responsables del accidente de tránsito que dejó a 5 de sus integrantes muertos.

Este 21 de noviembre se cumplió un año del fatídico siniestro registrado en la vía que conduce de Valledupar a San Juan del Cesar, donde colisionaron dos vehículos, en uno de los cuales se movilizaba la familia Cujia y en el otro donde se desplazaban varios jóvenes, al parecer en estado de embriaguez.

En la aparatosa colisión uno de los automóviles se incineró, perdiendo la vida Marlon Enrique Cujia Romero, Marcelina Leonor Rodríguez Oñate y sus hijos Kevin Enrique Cujia Rodríguez, Kelvin Armando Cujia Rodríguez y Kelme Enrique Cujia Rodríguez.

En un comunicado a la opinión pública, la familia Cujia hace un llamado a la administración de justicia para que atienda su clamor y  al cumplirse el primer aniversario de la tragedia, solicitan inclusión y celeridad en el proceso.

Lo anterior, señalan, debido a que se ha celebrado una audiencia para resolver el recurso de apelación interpuesto por la defensa del acusado, el cual le correspondió al Juzgado Primero Promiscuo de San Juan y no se les notificó de la misma como víctimas.

“Tampoco se le notificó a la Fiscalía y mucho menos al Ministerio Público, pero sí se le notificó de esta al abogado defensor del acusado dejando dudas con respecto a la transparencia de la administración de justicia”, aseguran.

“Nosotras como víctimas no queremos más dilaciones ni aplazamientos de audiencia puesto que ya se ha reprogramado por dos ocasiones la audiencia correspondiente a verificación de allanamiento a cargos, como maniobra por parte del abogado defensor del acusado con el fin de lograr beneficios con anterioridad. Es por esto que hoy estamos aquí pidiendo justicia en nombre de nuestros familiares desaparecidos con el fin de que lo sucedido no quede como una historia que contar, sino que por lo contrario, sirva de ejemplo a la sociedad para que al momento de ingerir bebidas alcohólicas se abstengan de conducir cualquier vehículo automotor”, refiere el documento.

Resaltan que esta familia “desapareció a causa de la irresponsabilidad de personas que aun sabiendo las consecuencias de mezclar el consumo de bebidas alcohólicas con la gasolina (conducir en estado de embriaguez) tomaron la decisión de ponerse al frente de un volante dejando a la suerte lo que pudiera suceder, jugando así a la ruleta rusa con la vida de cualquier persona que transitara por la vía que de Valledupar conduce a San Juan. Esa fatídica noche transitaba esta familia cuando en un abrir y cerrar de ojos fueron masacrados por un irresponsable que junto con sus amigos decidió jugar a la ruleta rusa esta vez no con un arma sino conduciendo un vehículo en estado de embriaguez y a alta velocidad”.

La familia Cujia hace alusión a José David Maestre Ariza quien esa noche conducía el vehículo Volkswagen de placas MCU 138, en compañía de Rafael Enrique Maestre, Jhoselin Elena Londoño, Ivan David Montero y Sabine Alejandra Díaz.

En diciembre de 2021 el juez de control de garantías de San Juan del Cesar envió a la cárcel a José David Maestre Ariza, vinculado al accidente de tránsito que dejó cinco miembros de la familia Cujía Rodríguez calcinados.

La Fiscalía imputó el delito de homicidio culposo agravado y Maestre Ariza se allanó a los cargos.