Suspenden a juez de Cúcuta que apareció en la cama semidesnuda y fumando durante una audiencia

La Comisión Nacional de Disciplina Judicial seccional Cúcuta, suspendió de manera provisional durante tres de meses de su cargo a Heidi Vivian Polanía Franco, la juez que apareció en una audiencia virtual acostada en su cama, semidesnuda y fumando.

“Llama la atención que por la sorpresa que le produjo a la funcionaria el haber sido sorprendida en las circunstancias descritas, al final de la audiencia se olvidó incluso pronunciarse sobre el recurso que interpuso la defensa frente a la decisión desfavorable de no acceder a la revocatoria de la medida de aseguramiento”, señala uno de los apartes del fallo.

También advierte la misma determinación, que la juez durante el tiempo de su sanción provisional, no tendrá derecho a reclamar su sueldo como funcionaria judicial.

Conocido el fallo, la juez Vivian Polanía concedió su primera entrevista a Mañanas Blu, donde aseguró que es una persecución que sufre desde hace muchos años.

Aseguró que es falso que estuviese semidesnuda durante la diligencia e insistió que sufrió un ataque de ansiedad en medio de la audiencia virtual, por lo que debió recostarse en su cama.

“Me han hecho bullying varios magistrados de Cúcuta y me amenazaron antes del proceso, que si yo no cambiaba mi forma de ser me iban a abrir una investigación disciplinaria. Yo no es que aparezca empelota en las audiencias, no, uno nunca sabe cuándo le va a dar un ataque de ansiedad. Siempre ando con mi toga. Yo no estaba empelota, tenía la presión bajita, tenía un buzo”, aseguró la funcionaria.

También se quejó de sobrecarga laboral, con más de 30 audiencias que debe celebrar diariamente. Producto de ello, aseguró, sufre ataques de ansiedad que le impiden hablar correctamente. Sostuvo que cuando apagó la cámara en la polémica audiencia cuyo video se hizo viral, se debió a un quebranto de salud, generado además por amenazas que la obligan a mantenerse encerrada desde hace 3 años.

“Estoy en el Catatumbo, la señal de internet se va muchísimo. Para iniciar la audiencia ya está colapsado, entonces para no recargar la plataforma toca apagar la cámara. Lo hice únicamente en esa audiencia. Pueden mirar las diligencias y siempre ando con mi toga. A mí me dio un ataque de ansiedad. La decisión judicial ya la había tomado, pueden escuchar el audio. No sueno ni trabada ni nada parecido», agregó.