Se desarrolló el Foro Juntanza Polifónica que pretende preservar el vallenato tradicional

El pasado martes fui invitado por la junta directiva del Festival de Compositores de San Juan del Cesar al Foro Juntanza Polifónica para el Encuentro Multicolor y Folclórico que pretende preservar el vallenato tradicional y hacer un homenaje al ilustre sanjuanero Juan Humberto Rois Zúñiga, quien cumplió 28 años de fallecido.

Este foro se llevó a cabo en el Hotel Saraje. Asistieron los compositores Roberto Calderón Cujia, Adrián Villamizar, Rodrigo “Gogui” Celedón y José Manuel “Chema” Moscote, algunos miembros de la junta directiva del Festival de Compositores, como Álvaro Álvarez, Enrique Urbina Joiro, Carlos Cujia y Luis Alberto Jiménez. Igualmente, los columnista Hermes Francisco Daza, el Conde Alario y Jesualdo Pacheco, el Dr. Humberto Rois y su esposa, Marta Ligia Mendoza Orozco; el gestor cultural y comunicador social Doménico Restrepo Gómez, el investigador social y gestor cultural Rodrigo Daza Cárdenas y la docente magíster en dirección y gestión de instituciones educativas, Alma González Ariza.
El Foro Juntanza Polifónica es un espacio cultural en el que se hicieron partícipes compositores que tienen el ‘Know How’ del vallenato, como el Dr. Adrián Villamizar, quien le correspondió reemplazar al escritor Abel Medina Sierra, quien no pudo asistir por inconvenientes de última hora, quien era el ponente de la conferencia Memoria Viva de la Composición Vallenata, en la que reconoce que el vallenato es un eterno mutante, donde la sociedad construye su propia cultura, su música y sus costumbres. También hizo mención de la historia del vallenato en sus inicios cuando los juglares campesinos del Cesar, La Guajira y el Magdalena podían componer sus canciones y ejecutar sus acordeones, entre ellos: ‘Chico’ Bolaños, Lorenzo Morales y Emiliano Zuleta Baquero, entre otros, También se escuchaban los cantos de los esclavos africanos y ritmos de danzas tradicionales de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, y resalta la importancia de propiciar espacios de conservación sin cambiar lo que está sucediendo, debido a que lo que se vive en el vallenato, al igual que en otras actividades folclóricas en el Caribe y Norteamérica son producto del tiempo, y como seres humanos somos responsables de fortalecer esos momentos.
El excelente compositor vallenato Roberto Calderón Cujia, quien fue ponente de la composición vallenata como proyecto de vida hizo un recorderis de su vida cuando se fue a estudiar arquitectura a Barranquilla. Le tocó vivir momentos difíciles, ya que su familia era de escasos recursos económicos. Recordó que cuando lo llamó una funcionaria de la casa disquera para que fuera a reclamar su primer pago de regalías, no pensó nunca que le llegara una buena suma de dinero en ese momento, lo cual fue su salvación, ya que con esos recursos pudo arreglar todas las necesidades que tenía.
A partir de esa fecha se dio cuenta de que “la composición vallenata formaba parte de su proyecto de vida. Igualmente hizo una comparación de la composición vallenata con un parto, momento en que la madre llora, se preocupa, siente impotencia y soporta los inaguantables dolores, que solo se calman cuando el médico levanta en sus manos al hijo de sus entrañas. Con el compositor sucede lo mismo, se impacienta al momento de parir la canción y solo cuando se escucha en parrandas y emisoras, descansa y en su interior siente satisfacción y orgullo”.
El moderador del foro, el gestor cultural y comunicador social Doménico Restrepo Gómez, le hizo una pregunta a los participantes que fue la siguiente: ¿Será que las canciones vallenatas de hoy en día son efímeras? A continuación respondió el compositor de música vallenata José Manuel ‘Chema’ Moscote que hay muchos compositores que hoy en día les interesa es lo comercial más que dar a conocer sus vivencias de todo lo que sucede en el entorno, por eso es que hay canciones que no perduran en la memoria en el sentir de la gente, contrario a lo que pasa con la canción de Roberto Calderón que le grabó Silvio Brito hace 35 años, ‘Me quito el nombre’, que está pegada en todas las emisoras radiales y las redes sociales, porque tiene un mensaje y una melodía hermosísima, terminó diciendo “la canción para que trascienda, debe de tener buena melodía, un mensaje claro y contundente y una excelente rima”.
Continuando con este evento, el compositor Roberto Calderón dijo que las generaciones que hicieron un gran aporte al vallenato en la década del 80 y 90 desde el punto de vista de la lírica en la composición fueron Gustavo Gutiérrez y Rosendo Romero, dice Juan Gossaín que le escucho decir a García Márquez, que la música vallenata es un canto a la elegia, al amigo, al amor, entre tanto el investigador social Rodrigo Daza Cárdenas, afirmó que la mutación que se ha venido dando en todas las manifestaciones culturales eso es normal ya que el mundo se va adaptando a cambios y mutaciones, en el caso nuestro de la composición vallenata lo que no debemos permitir es la fusión de lo vernáculo y lo tradicional que nos representa y si a nosotros no representa la música tradicional vallenata y dejamos que desaparezca quiere decir que nuestras generaciones de alguna manera nos quedamos sin identidad, el plan de salvaguarda del vallenato se concibe con el fin de valorar las músicas de la música vallenata tradicional y sus aires propios, como elementos identitarios de la región del vallenato, buscando la preservación de sus matrices melódicas, armónicas y literarias, velando por el rescate y validación de las tradiciones “es desde adentro donde viene el ataque, no será una explosión, sino una implosión lo que va a acabar con la composición vallenata tradicional”.
Luego, la docente magíster Alma González, intervino diciendo que hay que hacerle un reajuste a nuestra cultura para engrandecer nuestro folclor, es muy importante para ella el conversatorio de la Juntanza Polifónica que no es otra cosa que crear espacios colectivos desde la diversidad con el fin de fortalecer y mejorar la parte cultural de los saberes y las artes.
Posteriormente se realizó un homenaje póstumo a la memoria de ‘Juancho’ Rois. Fue un espacio lleno de sentimientos encontrados alegría, euforia y nostalgia, recordando las canciones de su autoría como: “No hay como mi tierra’, la cual fue interpretada por el cantante Armando Mendoza Brito y el acordeonero Jhoni Gámez.
Finalmente, la Sociedad de Autores y Compositores, Sayco, representada por el folclorista y compositor urumitero Armando Romero Molina también le hizo un reconocimiento póstumo en memoria del compositor ‘Juancho’ Rois, al cumplirse 28 años de su lamentable fallecimiento. La mención de honor fue entregada al Dr. Humberto Rois, tío de ‘Juancho’, quien entre recuerdos, remembranzas, anécdotas e historias familiares recordó al grande del acordeón y de la composición del vallenato auténtico y tradicional.