“Tü talata pulaskat main”, el himno nacional cantado por la primera promoción de la IE Mapüain  

Si esta historia pudiera escucharse sonarían los acordes del himno nacional de Colombia, pero no como lo estamos imaginando, sonaría con la letra en wayuunaiki. Más o menos, así:

Tü talata pulaskat main

Tü talata matujainkat ajatta

Sülu tu asipala aiska

//ojuitusu tu Anaska akuwaipa//

¿Pudiste cantarlo? Los estudiantes de la Institución Etnoeducativa Integral Rural Mapüain de Uribia sí, y lo hicieron el pasado 5 de diciembre bajo una enramada grande con banderines de colores rojos, amarillos y verdes. La primera promoción que entrega este plantel.

Son 26 jóvenes que, a ritmo del himno nacional, caminaron a recibir su título. En los años que permanecieron en el centro educativo aprendieron de matemáticas, lenguas y ciencias, pero también de convivencia, compañerismo y de su arte, el arte de crear prendas coloridas, únicas y propias.

Y es que en esta institución, que además es internado, tienen espacios destinados para aprender y reforzar lo que históricamente los identifica y les pertenece: el tejido.

Hay habilitadas una sala para waireñas, otra para chinchorros y una última para mochilas, y en sus tiempos libres pueden visitarlas y crear. Más adelante, ese producto será vendido y se convertirá en un ingreso económico para el internado.

Mapüain es una institución que en su sede principal cuenta con 1.003 estudiantes de los cuales, 201 son residentes y 26 se gradúan este año de undécimo.

“Gracias a Dios hemos realizado proyectos y ahora somos un internado donde muchos jóvenes y niños pueden tener una mejor educación. Gracias a Dios contamos con baños nuevos que nos han beneficiado bastante como internos, tenemos centros donde día a día nosotros realizamos las waireñas y las niñas mochilas, chinchorros y manillas. Contamos también con un kiosko donde en este momento estamos practicando porque este año es la primera promoción de Mapüain y nos vamos a graduar y será en este lugar. Estoy feliz, yo como estudiante me siento beneficiado”, relató Carlos Ipuana, uno de los graduandos.

A esto mismo se refiere Margarita Almazo, autoridad tradicional de la comunidad de Mapüain y rectora de la Institución Etnoeducativa Integral Rural Mapüain, cuando se le preguntamos sobre el lugar del evento.

“Algo fundamental, es un kiosko muy grande de 25 metros por 10 metros que se hizo para los estudiantes, para que se puedan integrar, hacer sus actividades pedagógicas libremente, también lo utilizamos para las formaciones, reuniones de padres de familia, lo hicimos visionándonos a que este año vamos a obtener la primera promoción de esta institución”, indicó Margarita Almazo.

“Los proyectos mencionados por Margarita y Carlos se llevaron a cabo producto de lo acordado entre Cerrejón y la comunidad de Mapüain en el marco de la Sentencia T-704. Con esta comunidad además de fortalecer la infraestructura de la institución y los dormitorios para los residentes, se trabajó en una segunda  línea de proyectos que incluyó la adecuación del cementerio, cocina y enramadas, respetando siempre la autogestión de las diferentes iniciativas por parte de la comunidad. Nos alegra haber cumplido con lo acordado y que la comunidad se sienta conforme con lo realizado”, indicó Janneth Daza, gerente de Diálogo Social de Cerrejón.

Junto con Mapüain, son 14 las comunidades con las que Cerrejón ha firmado la finalización de implementación de acuerdos derivados de la Sentencia T-704, siendo esta una oportunidad para fortalecer el relacionamiento con las comunidades a través de actividades que respetan el entorno cultural, la simbología y el pensamiento wayuú.