30 mil armas incautadas a grupos ilegales serán usadas para construir viviendas

Unas 30.000 armas decomisadas a los grupos ilegales colombianos serán utilizadas para la elaboración de acero en la construcción de viviendas de interés social, informaron este viernes las Fuerzas Militares.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares, el almirante José Joaquín Amézquita García, dijo que serán fundidas 28.991 armas «que se le han quitado de las manos a los ilegales» con el objetivo de «fortalecer la seguridad del país».

La actividad será desarrollada por la siderúrgica Gerdau Diaco, ubicada en el municipio de Tuta, en el departamento de Boyacá, donde se creará el acero para aportar con la construcción de viviendas de interés social.

Con esta iniciativa, las FF.MM. cumplen el Decreto 2535 de 1993 que señala que «el Comando autorizará la destrucción del material decomisado que se encuentre inservible y no pueda ser utilizado por la Fuerza Pública».

El armamento utilizado -en el que hay pistolas, revólveres, fusiles, carabinas, ametralladoras, subametralladoras, morteros y lanzacohetes- fue incautado en operaciones militares contra grupos armados y delincuencia común.

Martha Silva, una de las beneficiarias de la iniciativa, dijo que está «muy feliz porque gracias a las Fuerzas Militares y a Gerdau Diaco, mis padres y mis sobrinos tendremos nuestra casa».

Añadió que «esas armas que se usaron para el mal ahora se usan para acero y hierro para nuestras casas».

Desde 1992, las autoridades colombianas han destruido 646.684 armas, en su mayoría decomisadas por actividades criminales y muchas de las cuales se han usado para construcciones de monumentos de memoria histórica, obras civiles y para viviendas de interés social.