Judicializan a los hermanos Pérez Hoyos, presuntos autores del asesinato del fiscal Marcelo Pecci

En el marco de las indagaciones adelantadas por el asesinato del fiscal de Paraguay, Marcelo Daniel Pecci Albertini, la Fiscalía General de la Nación capturó a los hermanos Andrés Felipe y Ramón Emilio Pérez Hoyos, a quienes el ente investigador consideran como posibles actores fundamentales para concretar el homicidio.

Estas dos personas, al parecer, fueron quienes planearon, pagaron y contrataron a los autores materiales del asesinato del fiscal paraguayo, ocurrido el 10 de mayo de 2022 en Barú, Cartagena (Bolívar).

La coordinación de este hecho, al parecer, estuvo respaldada por el pago de millonarias sumas de dinero que los ahora procesados habrían entregado a quienes finalmente ejecutaron el asesinato.

En cumplimiento de dos órdenes de captura, expedidas por un juez de Cartagena, investigadores del Grupo de Estrategias Especiales adscritos a la Dirección Nacional del CTI y la Dijín de la Policía Nacional, adelantaron dos diligencias de allanamiento y registro en el norte de Bogotá y en el barrio El Porvenir de Rionegro (Antioquia), donde se produjeron las capturas.

“Estas personas deberán responder por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas. Ya se legalizaron estas capturas y en las próximas horas se imputarán y se solicitarán las medidas de aseguramiento”, refirió el fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa.

Durante los allanamientos fueron incautados documentos y prendas de vestir que habrían sido usadas en desarrollo de la planeación del homicidio, tal como quedó registrado en cámaras de video.

También fueron hallados 10 celulares, 4 memorias USB, un dispositivos DVR, un revólver (traumático), un disco duro, una tableta, una grabadora de sonido, un computador portátil y una camioneta.

Resultados en el caso Pecci

Como parte de esta investigación estructural, la Fiscalía ha logrado importantes resultados:

“Con estas dos capturas, son siete personas en total las que han sido judicializadas por esta acción criminal. Cuatro de ellas aceptaron sus responsabilidades y fueron condenadas”, añadió el Fiscal General de la Nación.

La contundencia del material de prueba aportado por la Fiscalía permitió que, 38 días después del homicidio, cuatro de los implicados aceptaran su responsabilidad y fueran condenados a penas de 23 años y 6 meses de prisión.

Los afectados con la decisión fueron: el ciudadano venezolano Wendre Still Scott Carrillo, quien disparó contra el fiscal paraguayo; Eiverson Adrián Arrieta Zabaleta, responsable del transporte y la logística; y Marisol Londoño Bedoya y su hijo Cristian Camilo Monsalve Londoño, involucrados en los seguimientos. La Fiscalía les imputó delitos de homicidio agravado; y tráfico, fabricación o porte de armas de fuego agravado.

La Fiscalía acusó formalmente a Francisco Luis Correa Galeano como presunto responsable de los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones agravado.

A través de cámaras de seguridad, registros hoteleros y de transporte, y mediante la ubicación reportada por el celular de Correa Galeano, fue posible establecer que el acusado habría estado en Cartagena los días en que se concretó el asesinato.

El investigado habría sostenido reuniones en Medellín (Antioquia) para, al parecer, coordinar el desplazamiento de los sicarios a la capital de Bolívar, donde se presume le encomendó a dos personas realizar seguimientos de la víctima.