Roy Barreras y David Racero, afirmaron que no se han presentado denuncias formales sobre una supuesta red de trata de mujeres en el Congreso

Las mesas directivas del Senado y la Cámara de Representantes entregaron los detalles del protocolo que se construyó para combatir los casos de acoso y violencia sexual que se presenten en el Congreso de la República.

En el evento los presidentes de las dos corporaciones, Roy Barreras y David Racero, afirmaron que no se han presentado denuncias formales sobre una supuesta red de trata de mujeres dentro del Capitolio Nacional.

Al referirse a una supuesta red de trata de mujeres, Barreras dijo que “nosotros nunca hemos recibido una denuncia de trata de personas (…) Nunca he conocido realmente un caso de una trabajadora del Congreso que haya sido secuestrada y vendida en una trata de personas”.

Asimismo añadió que, “hay otros delitos igualmente indignantes como el acoso y el abuso, así que si alguien conoce en este mismo espacio un caso como ese, por favor hagan la denuncia inmediatamente”.

Por su parte David Racero afirmó que si bien se han escuchado casos en los que los congresistas hacen insinuaciones o tienen comportamientos morbosos, aún no se conocen denuncias sobre episodios en los que se hayan cometido delitos.

“Hay un machismo cultural y estructural arraigado, machismo desde el morbo, reproducir estereotipos, reproducir prácticas, el hecho de alguien tenga algún poder como senador o representante y que cree que eso le da pie para insinuarse de mil maneras a mujeres, sí. Pero de ahí a yo tener conocimiento sobre abuso, sobre explotación, puedo decir categóricamente que no tengo conocimiento”, sostuvo.

Las mesas directivas hicieron un llamado a las trabajadoras del Congreso, a los legisladores y a la ciudadanía en general, a poner en conocimiento de las autoridades estos casos de violencia sexual que podrían estarse cometiendo en esta o en otras entidades del Estado.