‘El viejo Meda’ y su guacharaca

El viejo Medardo Turiano Celedón López nació en Villanueva y fue el primer guacharaquero del municipio. Comenzó a tocar el instrumento desde muy joven y le decían el ‘Virtuoso de la guacharaca’.

La guacharaca: Instrumento original autóctono de la trifonía vallenata de aporte indígena de percusión que pertenece al grupo de los ideófonos de fricción.

Desempolvando recuerdos de mi abuelo Manuel Fernández Frías, maestro de la música de viento, arreglista, compositor polifacético, le compuso a su amigo el ‘viejo Meda’ una canción en ritmo de danzón, llamada ‘La Guacharaca’. El danzón es un ritmo compuesto  de danza y son de rítmica lenta, el maestro le hizo la canción a su amigo Medardo por su talento y habilidad para tocar el instrumento, dice el maestro Fernández que el ‘viejo Meda’ se le media a cualquier clase de música, pero más a la vallenata; no era un músico de profesión pero varias veces acompañó a los maestros Emiliano Zuleta Baquero, Escolástico Romero y a ‘Chico’ Bolaño en parrandas y fiestas familiares en Villanueva.

El maestro Fernández Frías en su inspiración analizó los elementos de la música para hacer la canción, la melodía la escribió en el pentagrama y el ritmo lo escribió en el monograma (escritura del ritmo en una sola línea) armonizando el ritmo con la melodía.

La guacharaca como instrumento ideófono de fricción que al tocarse en su charrasquear emite un sonido imitando al canto del ave llamada guacharaca, un canto de rasca rasca, chakacha instrumento de origen nuestro que le gusta a la gente hermanito inseparable en su percusión de la caja y en la melodía del acordeón para formar la trifonía de la música tradicional vallenata Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El ‘viejo Meda’, el ‘Virtuoso de la Guacharaca’, nacido en ‘Cuna de acordeones’, debe de tenerse en cuenta en el Festival, a la memoria de este juglar desconocido, dice un proverbio: “Al que no favorece la publicidad por muy bueno que sea, nadie le concede méritos”.

El ‘Maestro Meda’ era querido por el pueblo como buena persona, usaba cargadores, apreciado por su talento y cultura de su famosa guacharaca.