«Selección Argentina estaba informada que existía una irregularidad en el ingreso de jugadores»: Confederación Brasileña de Fútbol

A través de un comunicado, la Confederación Brasileña de Fútbol –CBF– explicó lo sucedido en una reunión que se realizó el 4 de septiembre en el hotel donde se hospedaba la Selección Argentina.

Al encuentro asistieron representantes de la Agencia de Vigilancia de Salud del Estado de São Paulo, el Ministerio de Salud, Anvisa, Conmebol y la Asociación Argentina de Fútbol –AFA–.

En dicha reunión, los representantes de la Selección Argentina fueron informados que existía una irregularidad en el ingreso de jugadores.

“En esta reunión, los representantes de la Selección Argentina fueron informados que existía una irregularidad en el ingreso de jugadores, que debían ser puestos en cuarentena y recibieron orientación de las autoridades para solicitar, ante los órganos competentes, autorización especial para los jugadores. regularizar su situación. Fue una discusión técnica entre Anvisa, el Ministerio de Salud y la Asociación Argentina”.

Finalizada la reunión, cuando se solicitó la presencia de los deportistas, se informó a los agentes de Vigilancia Sanitaria que los jugadores se habían ido a entrenar, incumpliendo las instrucciones impartidas durante la reunión.

El organismo informó el incumplimiento a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria y al Ministerio de Salud, encargados de analizar la solicitud de excepcionalidad remitida por la Conmebol en representación de la AFA.

“Todos estos pasos son descritos en detalle por Anvisa en una nota oficial publicada el domingo 5, y actualizada este lunes 6, como completa al final de esta. El domingo 5, esta solicitud tuvo una respuesta oficial negativa, por parte del Ministerio de Salud a la Conmebol, y la Selección Argentina fue notificada, directamente en NeoQuímica Arena, con tiempo suficiente para adoptar los trámites necesarios”.

Cabe recordar que el encuentro Brasil-Argentina quedó suspendido a los 6 minutos de juego, cuando funcionarios de sanidad entraron al campo de juego y suspendieron el partido, por una infracción del protocolo sanitario por parte de cuatro jugadores argentinos.