La pasamos rico, ¡ala!

Así hubiera exclamado el inolvidable primo hermano Armando Aponte López. 

Al que no quiere caldo se le dan dos tasas, eso me pasó a mí este fin de semana, sábado y domingo; ya las fiestas me fastidian, pues sin querer queriendo dejé tirado a quien me acompañó por mucho tiempo, el traguito, de cualquier clase, menos aguardiente y ahora solo bailo bastante, pero no es lo mismo y me canso.

Tuve el inmenso placer de ver satisfechas mis aspiraciones cuando me propuse contra viento y marea a nombre de la familia Aponte, rendirle un homenaje en vida para que lo gozara a su más importante y brillante miembro que tantas satisfacciones nos ha dejado el gran, ‘Toño’ Murgas y su hija Luz Stela. ¡Qué espectáculo!, los invitados respondieron masivamente, 100%, acudieron a verlos, abrazarlos y manifestarles su cariño; fue un rato inolvidable en donde tuve la alegría de ver al primo ‘Nando’, con casi 100 encima, a mis tíos Rafael, Tirsa, Rosalba, Josefina y Aura, que a pesar de sus avanzadas edades, todos por encima de 90 a excepción de Aura, estaban pletóricos de alegría; no sé por qué, porque no lo dijo, no asistió el Benjamín de nuestros tíos, él es así y ya nadie lo cambia, pero también extrañé la presencia de mi hermano Augusto, pues de la mano de José Antonio trabajó en Asocesar por espacio de 20 años o más, eso es ingratitud y no tiene perdón, pero la soberbia contagia y pierde a los hombres. 

La pasamos rico, más que rico delicioso, nos deleitamos con las magníficas intervenciones de los oradores de turno, doctores Jaime Murgas Arzuaga, Luciano Aponte López y José Antonio Araújo, quienes nos embelesan con unas piezas literarias estupendas, tana sabrosas como los cientos de merengues hechos por mi tía Aura que con avidez consumimos. 

Gracias a todos por acompañarnos, por haber hecho a José Antonio, Leli, Luz Stela, Luis Felipe a Mercy y a mí felices con su presencia. Gracias doctor Alfonso Araújo Cotes y Leonor, Carlos Murgas y María Victoria, Luciano y Ligia, quien a pesar de no estar presente nos acompañó espiritualmente, gracias Leo, y Johana, Toño y María Elena y Josefa Maya por su grata compañía, gracias Agraciado por su presencia y magníficos comentarios, gracias igualmente al doctor Andrés Alfredo Molina por su intervención en Radio Guatapurí, gracias familia, se lucieron, muchas gracias a todos, Dios les pague.