Hidrógeno de Colombia

El Presidente lanzó en Barranquilla una nueva empresa ‘Hidrogeno de Colombia’, que marcará el camino de la hidrogenización de nuestra generación de energía.

La discusión sobre si descarbonizar o no nuestra economía es pertinente, aunque no inminente. Es para dónde va el mundo, para disminuir las muertes por intoxicación y por el calentamiento global del planeta por la producción de energía usando carbón y petróleo.

Colombia traza su hoja de ruta para un futuro descarbonizado,o sea, producir energía con fuentes diferentes al carbón. Los datos técnicos del hidrógeno y sus costos brindan oportunidades para  un cambio radical.

Nuestro desarrollo económico, en plena expansión, requiere que no haya dudas sobre el camino a seguir. Actualmente, la economía mundial está dando señales contradictorias y diferentes porque se ha disparado otra vez la utilización del carbón. Han vuelto a subir los precios del carbón que habían bajado, la China está demandando sus cantidades históricas de carbón. De todas maneras, el camino hacia la descarbonizacion será más temprano que tarde.

El gas natural líquido de  fácil transporte será un atractivo sustituto. Pero, el hidrógeno es el verdadero gran cambio en la canasta energética, y además  el más abundante. Para agilizar la hidrogenización de manera competitiva a nivel internacional, y atraer inversionistas, se requieren alianzas fuertes para  exportarlo. Se deben regular y construir los mecanismos para  avanzar.

Es clave,  adoptar la producción de energía sobre la base del hidrógeno, garantizar su transporte y promover la unión con los grandes actores mundiales. Hay que construir esta  oportunidad.

La hoja de ruta para descarbonizar tiene  metas concretas para que en 2030 avancemos en la transición energética hacia el hidrógeno  verde y azul, según los gases que se utilicen.

Se requieren políticas públicas claras para atraer jugadores de grandes ligas, con gran capacidad económica. En Colombia está Ecopetrol, y los grandes actores energéticos del país. Tienen interés empresas del Reino Unido, Dinamarca, Corea del Sur, Australia y Alemania, qué están a la vanguardia del mundo.

La crisis climática  requiere mayor cantidad de energía, con menor precio, y sin emisiones de CO2. Ese es el futuro de la energía mundial y será  producida sobre la base de hidrógeno.

Colombia tendrá que disminuir las emisiones de CO2 en un 50% para el año 2030. Debe evitar la  pérdida de bosques, o deforestación, para seguir teniendo el gran pulmón de absorción de CO2. Tendrá que subir de un 22% a un 30% las áreas protegidas. Requiere una  transición a una matriz energética con al  menos 1.000 MW con energías renovables.

Solo en La Guajira, el país tiene un gran potencial de producción de 40.000 MW eólicos y 45.000 MW solares, además capacidad de producir energía en base al hidrógeno.

Aún nos quedan reservas de miles de millones de toneladas de carbón, seguro habrá una  discusión  sobre su utilización, y el gran potencial  por nuestras reservas de gas, carbón, energía solar, eólica, y ahora también de hidrógeno.

Colombia para su  transición energética hará que Ecopetrol cambie su razón social y se convertirá en EECO “Empresa de energía de Colombia”, abarcando toda la canasta con un enfoque empresarial más integral. Además se une a  ISA para estar en todo el negocio energético. ¿Por qué Barranquilla fue escogida para el lanzamiento de esta política nacional? Por su potencial enorme como centro nacional de producción energética, y todo el apoyo a la exploración off shore y on shore que viene. Se convertirá en un hubenergético, al cual  tenemos que aposta