La cadena alimenticia

Estamos frente a un Estado de gobierno que  crea el delito para limitar a los que tienen sus bienes. Cuanta incoherencia e injusticia frente a esta realidad.

¿Que tal? Un Estado donde se te prohíbe el aprovechamiento de la riqueza de tu suelo, de tu bien material, donde los que se eligen y que a veces no tienen nada, permitiéndoles tener plata y poder,  empiezan a adueñarse de lo que le pertenece a los ciudadanos creando leyes que no permiten al dueño o propietario hacer uso de lo que lo que hay en su territorio, pero no son prohibidas para las grandes empresas, con las que se alían para ser socios y poder manejar ellos dichas riquezas, disfrazando su abuso de poder con subsidios miserables que lleva al gran crecimiento de la mendicidad de su población.

Un sistema de gobierno que divide a los ciudadanos con ideologías baratas que les conviene para distraer y mantenerse ellos mismos en el poder y que sus apellidos queden en la historia que se lee, apellidos que se repiten, convirtiéndose en los terratenientes más ricos y con toda su generación,  mientras que la población en general sigue siendo sus esclavos mendigos.

¿Hasta cuándo van a despertar los ciudadanos? Se está frente a un sistema político controlado por los mismos que se mantienen en el, y no se ha hecho nada para frenar este delito que se comete con los ciudadanos del común,  que sólo valen en épocas de elecciones.

Los administradores que ha tenido Colombia son los que deberían estar tras las rejas, ya que son los responsables de mier… en la que han llevado a su país. ¿Dónde están los expresidentes y sus familiares? Viviendo y disfrutando de su riqueza, que digo, de la  riqueza del pueblo, en otro país desarrollado sin importarle un rábano lo que sucede en Colombia.

Mientras, en el país crecen la delincuencia, los presos, los niños abandonados, el hambre, la salud pésima a favor de  las IPS Y EPS, la educación de mal en peor. ¿A quién le conviene? también se sabe, pero ¿de quién es la culpa? Eso es culpa de los que han llegado al gobierno y no han hecho nada por acabar con esto. De  lo contrario, lo que hacen es saborear el dulce sabor de la riqueza y del poder, sentándose a hacer lo mismo que han venido haciendo los otros: Una gran cadena alimenticia.

Cada país, cada municipio, cada barrio, cada escuela, es por quien lo dirige, por lo que aprendió de su misma raíz y lo que le irá transmitiendo a su generación. Los países desarrollados tienen líderes que entran a pensar en un país justo o intenta ser justo, por lo menos que la salud, la educación sea digna de sus habitantes y permitir que estos tengan una vida justa. Cuanta mendicidad existe en los países en camino al desarrollo, yo diría camino al retroceso.

Mis líneas son más de reflexión para todos, para los  administradores y los que los que eligen, para que sean justos con el sistema social, educativo, cultural y económico del país, que se empiece  a generar oportunidades desde la educación, una buena salud y seguridad.

Cuanta falta hace un Nayin Bukele colombiano, ya que en Colombia solo se observa una guerra de siglos,  por querer comandar el poder y sus propios intereses, más no el bien de todos. No debe ser una guerra de partidos como estamos acostumbrados a vivir, debe ser una guerra en contra de los genes malos que crecen y se multiplican en todo el país.