Armando José Daza Hinojosa, cirujano pediatra, responsable, humilde, noble y sencillo

Natural de La Junta, La Guajira. Su nacimiento se produjo el 5 de octubre del año 1956 y sus padres llevan por nombres: Laudelino Daza Mendoza y Dilia María Hinojosa Sierra.

Se trata de Armando José Daza Hinojosa quien vivió parte de su infancia y juventud en casa de su tío Víctor Julio Hinojosa Sierra y su esposa ‘Keta’. En dicha casa compartió habitación con el primer Rey de la Leyenda Vallenata, Alejandro Durán con quien conversaba animadamente cada vez que venía a visitar y a parrandear con el tío Víctor Julio. Cuenta ‘Mando’ que Alejo le cantaba sus canciones inéditas y le pedía opinión sobre ellas, le contaba historias, y anécdotas de sus constantes viajes y amoríos, convirtiéndose en dos grandes amigos.

Armando José Daza Hinojosa, viajó a Medellín y se presentó en la Universidad Nacional; pero en verdad la estadía allá y el transporte complicaban bastante la situación; en pocas palabras el problema era el dinero que era escaso.

Como Dios no duerme y envía ángeles a sus buenos y nobles hijos, eso fue lo que ocurrió. Mi adorada madre se enteró que un sobrino de su esposo vivía en Maracaibo Venezuela  y era profesor en la Universidad del Zulia, le sugirió que hablara con el señor Agustín Gutiérrez padre del sobrino, para que por favor intercediera con su hijo Fabio y les diera la mano ayudando a Armando a cumplir su anhelado sueño de ser médico, las cosas se dieron Fabio accedió y dio luz verde a la petición.

Llega el año de 1984 mes de septiembre y se gradúa como médico cirujano en la prestigiosa Universidad del Zulia en Venezuela. Se entera por medio del Diario Panorama de ese país que estaban necesitando 20 médicos recién egresados en el Estado Apure, se apuntó, viajó y clasificó.

Llegó a San Vicente zona llanera del vecino país a realizar su año rural, y resulta que debido a su eficiente desempeño el año se convirtió en  3 cada vez que terminaba un contrato los habitantes le solicitaban que no se fuera, que continuara. En esos lejanos llanos venezolanos se amañó Armando José y dentro de sus actividades todos los viernes una agraciada licenciada de preescolar llevaba a sus alumnos a consultas médicas y le puso el ojo, le robó el corazón, su nombre es Rosa Elena Rangel Batta y de esa bonita unión nacieron tres preciosos hijos.

En el año 1995 realizó 2 años de posgrado en Pediatría y en el mes de mayo de 1998 culmina Cirugía Pediátrica en la Universidad Centro occidental Lisandro Alvarado de Barquisimeto capital del Estado Lara. Actualmente trabaja en el hospital de Barinas y en varias clínicas privadas del vecino país.

Experiencia y reconocimientos

Médico cirujano pediatra, jefe del servicio de cirugía pediátrica del Hospital Materno Infantil Samuel Darío Maldonado de Barinas; médico cirujano pediatra, adjunto servicio de cirugía pediátrica, hospital Luis Razetti de Barinas y médico cirujano pediatra adscrito a la fundación Funsalud del Estado Barinas.

En diferentes jornadas quirúrgicas realizadas en diferentes municipios de Barinas ha recibido reconocimientos por su eficiente labor, además de realizarlas de manera gratuita contribuyendo a mejorar la salud de los niños de toda esta zona, dichas jornadas son auspiciadas por la Gobernación del Estado de Barinas.

La familia

Armando José Daza Hinojosa, ha sido jurado de varias promociones de médicos cirujanos; condecoración del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales por su buen desempeño y  profesor de los estudiantes de posgrados de Cirugía Pediátrica del Hospital Universitario de la Universidad de las Ciencias de La Salud.

Cuando Armando José  iba de vacaciones a La Junta, La Guajira,   su mamá orgullosa de su hijo doctor le tenía innumerables pacientes para que los atendiera, ella regaba la voz ya llegó mi hijo que es médico especialista en cirugía pediátrica, está a sus órdenes; el ‘médico del pueblo’, Leandrito, también aprovechaba su estadía en la población y le enviaba pacientes complicados para que se los evaluara y les hiciera tratamiento.

La esposa de Armando José, Rosa Elena Rangel Batta, lo describe como un hombre idóneo, al que Dios envió a su vida como un regalo celestial; un ser humano único, maravilloso, excelente esposo, muy amable y bondadoso, es su apoyo y confidente, muy respetuoso, una persona admirada y querida por su familia.

Gran satisfacción siento al realizar esta crónica a mi queridísimo hermano Armando José del cual me siento orgulloso; mi cirujano pediatra de cabecera como le digo, en verdad es orgullo de toda la familia Daza Hinojosa, mi mamá era dichosa por saber que tenía ese hijo doctor y muy preparado; anhelábamos que regresara a Colombia su patria chica, pero lo cierto es que se encontró una gran mujer y consolidó una linda familia en la vecina República, y me nace decir que su felicidad es la mía.

Distinguido doctor, mis sinceros deseos es que siga cosechando triunfos y satisfacciones en su tierra adoptiva, lo queremos mucho y cuente con nosotros pa’las que sea, un abrazo fraterno hermano querido, suplico al Altísimo salud y larga vida para usted y su bonita familia.