Poda o desguace

El Pilón, el pasado 30 de noviembre, en primera página, nos muestra unas impresionantes fotos de árboles destrozados y nos habla sobre “polémica poda” que la empresa Afinia realizó en unos cañaguates descubiertos por el acucioso e inquieto Yiyo Martínez.

Eso que hizo Afinia para cuidar sus redes no es poda, es un ‘arboricidio’, una masacre al árbol más emblemático que tenemos, pues podar es embellecer, arreglar, darle bellas formas a las plantas, para que den buena sombra, frutos y cuando florezcan parezcan unos floreros muy bien adornados y para eso hay personas especializadas, agrónomos e ingenieros forestales curtidos en la materia que sí saben su oficio y no lo que está haciendo esta empresa que le entrega a sus empleados unas rulas bien afiladas para desguazar inmisericordemente el árbol que se les atraviese, no importa si son los cañaguates de las carreteras o los mangos, nísperos y otras especies que adornan las vías de la ciudad. Así no es, deberían de ser fuertemente sancionados.

En muchas ocasiones le he sugerido a varios alcaldes que reglamenten la poda y conservación de los árboles, que mediante un decreto prohíban podar y menos talar cuando se terminan la primavera o el invierno y lo que viene es un fuerte verano con falta de agua hasta para beber, pero que va, eso es ganas de jo- der de José Aponte, dicen, que no tiene oficio y se la pasa criticando todo. ¿Será que los señores concejales se les ocurre crear la Secretaría de Agricultura para que atienda los múltiples problemas del sector agropecuario?

Ojalá lean este periódico y analicen y estudien esta idea para ver qué tan acertada es, pero por lo pronto, señor alcalde, reglamente mediante un decreto, cuando se deben podar los árboles y prohibir las masacres injustificadas de ellos.

¿Qué dicen mis amables lectores, me gustaría leer sus comentarios, qué opinan mis colegas columnistas, especialmente los especializados o que dicen serlo sobre este tema?

******

Cómo nos duele el prematuro fallecimiento en la ciudad de Medellín de la doctora María Angélica Baquero Daza, distinguida profesional y miembro de una prestante familia villa nuevera, hija del patriarca Ospicio Baquero Herrera y de la matrona Lucila Daza Lafaurie, personas a quienes les tenemos mucho afecto y estimación, pero que también era hermana de Javier ‘Chilo’, que hace parte de nuestra familia y que con su modo de ser servicial, jovial y oportuno se ha metido en el corazón de todos y sabemos lo duro que le ha dado esta infausta desaparición.