Un canto al río

Hace casi 30 años me visitó en Bogotá una comisión de Quipama Boyacá, quienes estaban muy interesados en que les organizara un festival vallenato en esa población, que en ese momento vivía uno de los mayores auges de explotación de esmeralda en el mundo. Fue para mi un gran orgullo y muy satisfactorio que en esas tierras se interesaran por hacer un concurso de acordeones. Lo hicimos con lujo de detalles y recuerdo como si fuera hoy que el ganador fue Alberto Jamaica, segundo lugar Gregorio Oviedo y tercero su hermano David ‘El Papi’ Oviedo.

Por esa misma época creamos el Festival vallenato Rafael Orozco en Bogotá, evento que se realizó con éxito durante 5 años consecutivos, luego con el apoyo del concejal Fabio Macea Acuña organizamos un festival que se denominó Bogotá Vallenata, el cual se efectuó durante dos años, y hace unos ocho años un grupo de amigos del Caribe, encabezados por Aldo Cadena Rojas nos dimos a la tarea de organizar en la capital la Corporación Corazón Caribe con la que realizamos 3 versiones del festival que lleva el mismo nombre.

Hoy celebro que un amigo de vieja data, actual senador de la República, nacido y criado en tierras cesarenses, con orígenes nortesantandereanos y con una visión de la vida y de la política muy diversa a los dirigentes de nuestra tierra, Antonio Sanguino Páez, se le haya ocurrido la súper idea de que en Valledupar y en vísperas de su cumpleaños se le cante al río Guatapurí.

Me han encomendado asesorar este evento y me parece uno de los más hermosos del que he podido participar, el vallenato nació cantándole a la naturaleza, pero últimamente se ha alejado de ella y se ha enfocado más en cantarle a la mujer.

En Valledupar y en general en los departamentos del Cesar y La Guajira tenemos una deuda histórica con nuestros recursos naturales, los cuales hemos depredado de manera inmisericorde en una supuesta carrera en pro de un progreso que nunca ha llegado. Pero la deuda más grande la tenemos con nuestros hermosos ríos, algunos ya desaparecidos y otros desviados y moribundos.

Una de las mayores riquezas de esta región es sin duda nuestra cultura y en especial nuestro folclor, que ha tenido a los ríos: Cesar, Badillo, Ranchería, Marquesote, Guatapurí y muchos otros, como buena fuente de inspiración, sin embargo, falta cantarle más a la conciencia social de los vallenatos para mejorar su visión y trato al río Guatapurí, que siendo este el principal atractivo turístico de la ciudad, los gobernantes, ni la misma población le ha dado la importancia que merece. Por eso este 5 de enero iniciamos la tarea de pagar la deuda con el río Guatapurí.

Colofón: Un canto al río será un concurso de canciones inéditas alusivas al río Guatapurí que se realizará en las inmediaciones del balneario Hurtado y en el que se premiarán las tres canciones más hermosas dedicadas al río. Las inscripciones se encuentran abiertas hasta el 23 de diciembre, habrá una primera ronda eliminatoria de manera virtual y la semifinal y gran final será totalmente presencial el 5 de enero, como una serenata que le da el folclor vallenato al río Guatapurí en vísperas del cumpleaños de Valledupar. Más informes en el correo uncantoalrio@gmail.com y en el whatsapp 3203496931.