Senador guajiro

Termina el año 2021 y llega el 2022 cargado de noticias electorales por las votaciones para elegir nuevo Presidente, senadores y representantes a la Cámara.

En el caso de La Guajira se reconoce la decisión de varios de sus hijos e hijas de aspirar al Senado de la República con una alta posibilidad de tener representación propia en esa corporación.

Los aspirantes son de diferentes perfiles, representan a distintos partidos y promueven sus candidaturas a través de diferentes medios de comunicación.

Sin embargo, esa reclamación de todos los guajiros que se quejaban de no contar con senador propio, contrasta con la decisión de muchos de promover a aspirantes de otros departamentos.

Debido a ello, es entonces urgente que quienes se inscribieron para optar a una curul al Senado en nombre de La Guajira generen iniciativas para lograr el apoyo de sus coterráneos.

Es hora de dejar a un lado los ataques viscerales que no construyen y dedicarse a conquistar la confianza de los guajiros para conseguir los votos que los lleven a la victoria.

No se trata de no plantear debates, se trata de que sean argumentados y respetuosos, pues es poco el tiempo con que cuentan para sumar esos apoyos tan necesarios a la hora de elegir.

La Guajira requiere con urgencia dos o más senadores propios para lograr que desde el Gobierno nacional se reivindiquen algunas luchas sociales para una mejor calidad de vida de quienes siguen en el territorio.

Es una bonita oportunidad para que los guajiros una vez analizadas las hojas de vida de los candidatos y la procedencia de los recursos para financiar las campañas, ejerzan el derecho al voto de una manera libre e informada apoyando a quienes decidieron aspirar pensando en La Guajira.

Es cierto también que por ser una elección nacional, candidatos de otras regiones pueden llegar buscando votos apoyados en líderes guajiros que también tienen ese derecho, pero desafortunadamente son muy pocos los que realmente al lograr la credencial se interesan en promover soluciones a los diversos problemas del Departamento. Es tal vez una posibilidad única para tener voz propia en el Senado de la República.