Nos preparamos para despedir el 2021

Los fallecimientos a causa de la pandemia del Covid-19 y dengue, y las demandas electorales en contra de los alcaldes, el gobernador, concejales, diputados y consejeros de Corpoguajira, son los puntos negativos de mayor protuberancia en el 2021, año que busca su ocaso en las deshojadas cronológicas de los 365 días.

Podemos decir que el período de doce meses que finaliza el 31 de diciembre a las 12 de noche, nos permitió vivir unos  momentos de tortuosidad y   zozobra, especialmente porque en lo doloroso nos deja una galería de víctimas generadas por la pandemia y el brote epidémico; mientras que en lo político, el Departamento estuvo manchado por la inestabilidad con la salida temporal producto de una demanda electoral en contra del gobernador Nemesio Roys y los alcaldes de Fonseca y Manaure, así como el desasosiego en Villanueva.

La tortuosidad del 2021 producto de las víctimas del Covid-19 nos atormentó durante este año por la pérdida de un familiar o amigo. Todo esto nos deja una marca de dolor producto de las personas que fallecieron, una cifra macabra que mide el acabose de la existencia de indeterminadas personas, un alguarismo de lágrimas con una representación dolorosa al saber que el virus le diezmó la vida a quienes no pudieron ganarle la batalla a la pandemia.

Las víctimas del Covid-19 son personas que silenciaron para siempre sus suspiros, pero dejaron en el corazón de sus familiares, un dolor tan profundo que el particular no logra medir el umbral subjetivo de los deudos, mucho menos calcular el gran vacío que deja en el corazón de quienes quedamos para llorar su partida.

Entretanto la zozobra jurídica en medio de la pandemia fueron las series de demandas que hubo  este año, en contra de la elección de varias Juntas de Acción Comunal, concejales, alcaldes, diputados, gobernador, personeros y consejeros de Corpoguajira. Demandas que atiborraron los despachos judiciales, especialmente las diferentes Salas del Consejo de Estado en donde no deja de ser un dolor de cabeza para el magistrado que le toque un negocio de La Guajira.

Ni los estragos del Covid-19 pudieron calmar la furia de los demandantes que pusieron en jaque la permanencia de los alcaldes de Fonseca Hamilton García y de Manaure  ‘Neno’ Robles, así como del gobernador Nemesio Roys; los trámites de la revocatoria de los mandatos de los alcaldes de Villanueva y Albania así como otras demandas que no prosperaron en otros municipios.

Solo esperamos que el 2022 no tengamos la tortuosidad y la zozobra que tuvimos en el 2021.