Maestro Emiliano Zuleta Baquero, su amor por la música

El maestro Emiliano Antonio Zuleta Baquero (Q.E.P.D.) nació en La Jagua del Pilar el día 11 de enero de 1912, hijo de Cristóbal Zuleta Bermúdez y ´La Vieja´ Sara Baquero Salas, su padre Cristóbal tocaba marcante, clarinete y guitarra. Cristóbal, hijo de Job Zuleta, primer Zuleta músico que tocaba casi todos los instrumentos de música de viento.

Zuleta, un recorrido de la música: Cristóbal Zuleta Bermúdez hizo parte de la banda de música de viento llamada Nuevo Horizonte que dirigía el maestro Manuel José Fernández Frías, referente musical de la época (1920) que estudió música en Cartagena; la madre de Emiliano Antonio, ‘La Vieja’ Sara Baquero Salas improvisaba y cantaba versos, el maestro Emiliano tenía la vena musical por los dos lados, herencia paterna de los Zuleta y herencia materna por parte de los Baquero Salas. Su tío Francisco (´Paco´) Salas tocaba acordeón y Emiliano aprendió a tocar acordeón en uno de dos teclados que le cogió escondido a su tío Francisco (´Paco´). Así ‘El Viejo Mile’ tuvo la fortuna de prolongar su raijambre musical con sus hijos, nietos, hermano ‘Toño’ Salas y sobrinos.

Se regó la música en una parbá de artistas, dinastía Zuleta, en el mundo del vallenato. ‘El Viejo Mile’, ‘El Zule Tabaquero’, aparte de ser músico, en su idiosincrasia era un hombre alegre y trabajador, un verdadero juglar (tocaba acordeón, cantaba, componía, y bueno en la piqueria), hacía versos de 4, 10, 12 palabras y en su canto poético histórico narrador y costumbrista, parrandero de cepa y en su ritual social de la música alegraba a la gente con sus chistes y anécdotas.

Compró en la sierra, montaña de Villanueva, la finca Las Puertecitas, cerca al paraje de La Gota Fría, camino al cerro pinta´o, de donde nace el título de la canción ´La Gota Fría´, en la contienda con Lorenzo Morales.

‘La Vieja’ Sara no quería que su hijo Emiliano se metiera a músico, por lo que la música era para borrachos, para parranderos, para vagos. “Dios lo libre que mi hijo Emiliano Antonio por la música se meta a holgazán de parrandas” porque los Zuleta ya estaban contaminados con la música y que a Emiliano desde muy pela´o lo dominaba la música; ‘La Vieja’ Sara en un romance musical se metió con Cristóbal Zuleta,  músico, y que al final ella tuvo que aceptar que Emiliano nació para ser  músico, toda una vida le gustó la música y en medio de esa contaminación musical en su familia el que está en la miel algo se le pega.

Emiliano se casó con Carmen Díaz y que al casarse y coger para la sierra Carmen pensó que dejaría la parranda, la música, pero ya Emiliano estaba picado de la plaga musical y poética sabrosa y en su acordeón cantaba versos apreciados con la gente por su talento y cultura.

En la sierra, montaña de Villanueva, se escuchaba al ‘Viejo Mile’ tocar acordeón y cantar canciones que componía mientras que adelantaba las labores rutinarias de campo. Dice María Zuleta, su hija, “nosotros crecimos viendo a mi papá tocar acordeón y ‘El Viejo Mile’ le dijo: “Dios quiso que fuera un músico, acordeonero, compositor y verseador y eso me ha dado vida”.

El maestro Zuleta Baquero, con la música y en parrandas con Rafael Escalona y otros conoció personajes de Colombia como los expresidentes de la República Andrés Pastrana y Belisario Betancourt.

Cuando estuvo enfermo su amigo Rafael Escalona le compuso un paseo llamado ´La enfermedad de Emiliano´: “Díganle a Emiliano que no viva solo, que vaya a Manaure pa’ que toque el zorro, díganle a Emiliano que venga pa’ cá porque Rafael lo mandó a llamar”. La música puede ser la medicina del alma (da ánimo).

El maestro Emiliano Zuleta Baquero, su amor al arte musical que siempre lo llevó en sus venas.