Los 1.200

Uno de los males que aquejan a este país es la falta de chamba, nos azota el desempleo y día a día la situación se torna más difícil a pesar de los ingentes esfuerzos del gobierno, los empresarios, los comerciantes y todo el mundo para tratar de resolver este problemón para procurar que la platica de la comida, arriendo, servicios públicos y colegios lleguen a los bolsillos de mucha gente y se avance en este noble propósito, pero los esfuerzos no satisfacen las metas propuestas.

Por lo pronto, el aumento del salario mínimo de más del 10% es algo, pero es nada para la terrible, organizada y bien financiada oposición que se ha inventado esta mentirosa frase: “Duque es el peor presidente que ha tenido Colombia y su gobierno, el peor de todos” y la tiraron al aire y la repiten no una sino mil veces o más con el fin de hacerla una verdad y mucho han logrado, pero la verdad siempre se impone y el veredicto de la historia con sus hechos no falla y ahí está el presidente Iván Duque terminando victoriosamente su gobierno a pesar de las adversidades que ha tenido que sortear y vencer.

Yo no entiendo a los opositores radicales, sordos y ciegos, pero bien dirigidos y financiados para quienes nada es bueno, todo es malo es su consigna: se crean 1.200 cargos en la Procuraduría y ponen el grito en el cielo, el mundo se va a acabar. Son 1.200 puestos con sueldos que fluctúan entre 6 y 8 millones que beneficiarán directamente a igual número de personas e indirectamente a 6, 7 o quizás hasta 10 mil bocas y por ello arman semejante alboroto, tamaña alharaca y el todo es porque de esa mazorca no hay un grano para ellos, sino, duela a quien le duela, para los amigos, para los que defienden las instituciones y están capacitados para ello, con sus diplomas en manos y si tienen poca experiencia y no están contaminados, mejor, eso se aprende rápido, es cajonero. Lo digo por experiencia.

Además, con ello van a rescatar el prestigio que ha perdido la Procuraduría, hoy en las buenas manos y sabio intelecto de Margarita Cabello Blanco, quien contra viento y marea está dispuesta a sacar del marasmo y desprestigio que la tienen invadida y evitar que prescriban y sean archivados 12.000 procesos disciplinarios y las sanciones que se impongan a los corruptos y venales sean efectivas, rápidas y eficaces y no como ahora que llegan en morrocón sin ninguna eficacia. Estoy seguro que al terminar su administración entregará una entidad modernizada, al día y marchando sobre rieles, en la cual los colombianos volvamos a confiar y creer; para eso son esos 1.200 cargos que no fueron creados por capricho sino por necesidad y que le van a llegar al pelo a 1.200 personas capacitadas, que dentro de poco bajo su sabia dirección mostrarán una Procuraduría, repito, impartiendo justicia pronta, justa y eficaz.

Ya lo verán, ella tiene sangre villanuevera y los villanueveros y guajiros del sur siempre hemos estado a la altura de las circunstancias y hacemos las cosas bien, de ella, de Margarita Cabello Blanco, este pueblo, mi tierra, está orgulloso de tenerla como una de sus hijas más brillantes. Le deseamos muchos éxitos como procuradora general de la Nación, cargo que por primera vez en la historia ostenta una mujer, una mujer Caribe.

Y otra cosa que no adenda, que no me gusta, bien temprano este año tuve que comprar el Soat para mi pichirilo viejo, 10 años de uso, casi $600.000, aumentó el 10%, como los usureros, y me pregunto, ¿de quién es y quién maneja este negoción, quién regula esos precios, le importará eso a los congresistas? creo que no, ellos tienen carros blindados de muy alta gama con todo incluido: Soat, revisión, gasolina extra, chofer y ayudante multiplicados por 2, uno en Bogotá y otro en donde residen.

Ojo, mucho, no sean indolentes, miren que todo mundo pide a gritos el cambio, acuérdense de la famosa frase de Valencia Cossio: o cambiamos o nos cambian, no anden muy confiados, la plata no es todo.