A donde quiera que vaya, hay Covid-19

En algunas ciudades del país ya está entrando en un tercer pico epidémico del Covid-19, entre ellos Riohacha. El Instituto Nacional de Salud anunció que la mayor positividad de la Covid-19 se registra en 15 ciudades del país, entre las cuales se encuentra Riohacha, y los análisis que han hecho quienes evalúan el comportamiento del virus consideran que las ciudades con afluencia turística en Semana Santa pueden tener mayor incidencia del virus en donde hayan playas, allí está Riohacha.

Las manifestaciones y las cifras nos da un indicio que durante la Semana Mayor en Riohacha debemos estar quietecitos en la casa, acatando las recomendaciones de las autoridades de salud que nos permita  aplanar la curva del contagio y con ella frenar la velocidad de la propagación del virus que atenta contra una persona y ellas de paso, pueden afectar a toda una familia.

Cualquiera que sean las interpretaciones que los incrédulos le den a las recomendaciones hechas por las autoridades de salud en La Guajira, el país y el mundo, sobre la propagación del Covid-19 y su mortal y silenciosa arremetida, debemos aprovechar la Semana Santa para hablar con Dios y pedirle que cese este ataque biológico que está acabando con la vida de las personas que son afectadas por esta mortal enfermedad. No es casualidad que en Semana Santa se apliquen las medidas restrictivas de circulación y amontonamiento para la diversión ya que el Covid-19 está haciendo presencia en cualquier lugar del mundo, es decir, a donde quiera que vaya, hay Covid-19.

Muchas personas esperan los días Santos para programar su descanso, semana en que se desconectan de sus actividades cotidianas y entran en un tiempo de reposo, esparcimiento, otros se toman  aquellas vacaciones que no lo pudieron hacer en el pasado, pero las cifras que vemos en la ocupación de camas UCI y el alto fallecimiento asociado al Covid-19, nos demuestra que debemos quedarnos tranquilos en las fechas en que la movilidad se incrementa.

Hacemos un llamado a la espiritualidad  como única salida que tenemos los creyentes de la fe para que Dios intervenga en la disminución y desaparición del virus que está acabando con la humanidad. Creemos que el Covid-19 fue creado por la maldad del hombre y fomentado por el maligno y la única forma de acabarlo es con rezos y oraciones para contar en nuestras dificultades con la presencia de Dios o de la divinidad a quien le rendimos culto.

Para los que somos de la fe católica y cristiana, debemos  vivir la Semana Santa teniendo a Jesús en nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Igual llamado de fe para quienes profesan religiones diferentes al catolicismo y al cristianismo para que en esta Semana Mayor, le pidamos a quien le rendimos culto para que cesen los ataques del Covid, debido a que a donde quiera que vaya, está presente el mortal virus.