A la mujer

Celebramos este y todos los días la bendición que Dios le ha dado a la humanidad por contar con un ser que en su resplandeciente rol de madre, abuela y compañera, juega un papel importante en nuestra sociedad, principalmente porque en cada labor nos bendice con su sonrisa, con sus manos nos da la fuerza para seguir adelante, con sus palabras nos alivia el alma de las heridas que nos genera la sociedad que nos rodea y con sus suaves besos nos ilumina la estancia de nuestras vidas.

Hoy le rendimos tributo a la mujer que en todas las culturas y facetas se han desempeñado por su tenacidad, constancia, paciencia y empeño, las que simbolizan nuestra esencia, nuestras vidas y las que participaron en nuestra formación, pero también a quienes que por su belleza nos inspiran el amor y la pasión.

Nuestras palabras de agradecimiento en especial a la mujer guajira, la misma que en su atuendo lleva un escudo que simboliza la dignidad y el decoro de la responsabilidad, la seriedad y el respeto que infunde en medio de su  entorno.  A todas aquellas mujeres que como madre desbordan el amor y el afecto por sus hijos promoviendo los mejores hábitos familiares en la crianza. A la mujer guajira como ejecutiva que es lo más confiable que puede existir al frente de su responsabilidad, debido a que su emprendimiento e inteligencia le da todas las garantías a cualquier entidad, empresa o negocio a sacar adelante los proyectos que emprende, es por eso que la mujer guajira triunfa en cualquiera de las posiciones a donde la coloque, ya sea en cargo gerencial, directivo o como subalterna. Y qué decir en la política, allí nuestras mujeres son de lo mejor liderando los procesos en la organización de las sociedades humanas.

A la mujer que aflora el matriarcado de su cultura para descollar el liderazgo con tenacidad y lograr el respeto ante quienes quieren violentar sus principios de mujer, sobre todo por la gran responsabilidad ante la sociedad que la vigila y la crítica, esmerándose en darles  a sus hijos una buena enseñanza y excelentes modales, por eso son abnegada a sus principios de hogar haciéndose acompañar de una varita imaginaria que convierte en realidad la crianza y enseñanza de sus hijos, simplemente porque con su pujanza lleva la responsabilidad de transformar una sociedad que con base a su óptica y experiencia, debe mejorar.

La mujer guajira tiene una gran aliada, un Departamento con adjetivo femenino que galantea a Colombia encabezando el mapa y esa representación geográfica de tierra, no es más que una silueta que delimita los colores de nuestra naturaleza que con el pincel del amor se puede dibujar la ternura, la dulzura y la delicadeza de su piel.

Gracias mujer, Feliz Día.