Acuerdo

El gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, asumió su responsabilidad como presidente del Consejo Superior de la Universidad de La Guajira y de la mano del rector Carlos Robles Julio, definieron una hoja de ruta para lograr la sostenibilidad financiera de la alma máter.

El acuerdo incluye un llamado para que los estudiantes regresen de manera inmediata a las aulas de clases, para reiniciar las actividades académicas suspendidas desde el mes de octubre del año pasado.

Este acuerdo que se firmó entre las partes en conflicto, se convierte en una buena noticia para La Guajira, porque incluye una serie de compromisos que el mandatario tiene claro cómo cumplir generando así confianza con todos los estamentos de la universidad, especialmente con los estudiantes.

Es también el reconocimiento del gobernador hacia una institución que está formando a los jóvenes de la región de los estratos uno y dos, quienes sólo tienen la posibilidad de educarse en ese claustro, lo que tiene muy claro el mandatario departamental y que lo motiva para seguir aunando esfuerzos para lograr la sostenibilidad financiera de la institución.

Que la institucionalidad como tal, en este caso el Gobierno departamental, haya regresado a presidir el Consejo Superior de Uniguajira, es la demostración de un gobernante que tiene muy claro adónde quiere apuntar pero que también se la está jugando por cumplir con su palabra en sus propuestas de campaña para llegar a la Gobernación.

Este acuerdo de voluntades entre las partes debe ser el inicio de unas relaciones cordiales donde prime el respeto, entendiendo que se estarán presentando algunas dificultades en el camino pero que tanto el gobernador como el rector, harán todo lo que sea necesario para superarlo y seguir adelante.

Les corresponde también seguir en ese proceso de entendimiento para lograr esa salida definitiva que han planteado las partes, en el objetivo común que es la sostenibilidad financiera en el largo plazo para la Universidad de La Guajira.

Indudablemente que esta confianza entre las partes, permite que el Gobierno nacional mire con otros ojos la situación de la Uniguajira y muy seguramente será otro aliado para conjurar la crisis económica del primer centro de educación superior de La Guajira.