Alcaldes mudos y ciudadanía sorda

Analizando las decisiones y acciones de los habitantes de cada uno de los municipios de La Guajira, quienes presentan un comportamiento atípico después de que eligen a un alcalde, arrepintiéndose como electores de haber decidido por quien en campaña pintaba ser el mejor, pero que como elegido se está ganando el rótulo del peor, no se les escucha la voz, poco es lo que hacen, practican la fobia social y hasta se convierten en montunos.

Muchos son los municipios que tienen este tipo de ‘paquetes chilenos’ en la administración pública en donde los alcaldes practican el camuflaje de manera natural, tal vez rayando en el delirio de persecución con el fin de esconderse de quienes los hicieron elegir.

A esto se le suman los alcaldes que no dan la cara a la prensa y mucho menos responden las llamadas que los periodistas les hacen con el fin de dilucidar los hechos noticiosos de su jurisdicción, claro que si el periodista que no consigue eco en ese alcalde para darle equilibrio a la información y si la noticia es adversa a sus intereses, de inmediato el mandatario le coloca el rótulo que está siendo manipulado por sus contradictores. ¿Cómo hacemos los periodistas si el tal alcalde no responde y su equipo de gobierno es peor?

Con el tipo de alcalde que hemos descrito, se cumplen todos los requisitos para que su municipio esté aislado de la realidad regional y nacional, tanto que en las reuniones en donde se defienden y se deciden los intereses de las regiones, este tipo de alcaldes nunca están  presentes, generando atrasos a su jurisdicción, debido a que no hay quien sienta posición en defensa o que represente los intereses de los diferentes sectores de su municipio. Adicionalmente, son poquitos los dirigentes con personería para defender los intereses generales de su colectividad que si bien es cierto, también son poquitos, no son muchos los que asisten a los eventos en donde haya que defender a un sector.

¿Cómo vamos a avanzar así, si no estamos presentes en las grandes decisiones y cuando asisten ni siquiera hablan? Esos son unos de los factores en los cuales los demás municipios del país nos llevan grandes ventajas, mientras que la ciudadanía de una manera confusa es del criterio que la voz de esos grandes eventos la deben llevar los periodistas, craso error, los periodistas cumplimos la misión de recoger las expresiones que se dan en las discusiones e informar, más no de tomar partido usurpando las funciones de los alcaldes o líderes de sectores, simplemente porque hay que saber qué camiseta se tiene puesta, si la de periodista o la de defensor de oficio de los problemas del municipio o del Departamento ante las instancias regional o nacional.