Alianza por Riohacha

Este lunes Riohacha cumple 475 años de su poblamiento, ciudad que sigue creciendo de manera desordenada en medio de múltiples dificultades, pero también con la esperanza de enrumbarse al camino de la prosperidad. 

Este 2020 no ha sido el mejor para Colombia, de lo que no se escapa La Guajira y sus municipios, debido a la pandemia por  el virus que sigue atacando y que alteró de alguna manera las iniciativas que los gobiernos habían definido trabajar en el marco de sus planes de desarrollo.

Esa circunstancia, pero más por los lazos de contar con dos hijos de Riohacha en cargos de poder, sería la fórmula para lograr la ejecución de  una serie de obras necesarias y urgentes para el desarrollo social y económico de la ciudad. 

No es posible que la capital de La Guajira no cuente con una moderna Terminal de Transporte, una planta de sacrificio animal, con un sitio moderno y confortable para la realización de las actividades culturales, con nuevos parques, la extensión de La Marina, y otras que seguramente están pendientes. 

A esas obras de infraestructura se suma la necesidad que la población cuente con servicios públicos eficientes, lo que es fundamental para que mejore la calidad de vida de quienes aquí habitan. 

No podría quedar por fuera ese renglón importante de la economía como es el turismo, allí también podrían trazar una estrategia que llevaría a la generación de empleo, una de las mayores necesidades de la población.

El llamado entonces al gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, y al alcalde del Distrito, José Ramiro Bermúdez, para que aúnen esfuerzos y en consenso definan qué obras pueden financiar y ejecutar en este periodo de gobierno. 

Se trata de unir esfuerzos y voluntades políticas, para trazar una hoja de ruta donde se definan las obras que de manera conjunta podrían realizar estos hijos de Riohacha en los tres años de gobierno que aún restan, cuyo único resultado, será el mejor vivir de toda una población que sigue esperanzada en disfrutar de mejores días.