Amenazas electorales

La amenaza de muerte a Uriel Guerra, candidato a la Alcaldía del municipio de Urumita, debe prender las alertas de las autoridades para neutralizar ese tipo de acciones que podrían empañar la jornada electoral del próximo 27 de octubre, cuando se elegirán nuevos gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles.

Urumita es una población del sur de La Guajira, donde las jornadas electorales se han vivido con tranquilidad y alegría, y pareciera que en esta oportunidad fuerzas oscuras intentan amedrentar a la población, en detrimento de un proceso que debe vivirse en medio del respeto a la diferencia.

Nada bien le hace al proceso electoral las amenazas a candidatos y líderes sociales, cuando es una nueva oportunidad para que la comunidad pueda ejercer un voto informado, para que los nuevos mandatarios se dediquen a trabajar y se logre superar la crisis institucional, social y económica que padece La Guajira desde hace varios años.

El llamado también a la población para que denuncie cualquier situación que empañe las elecciones, como la compra de votos que se califica como una mala práctica electoral.

De acuerdo a la Misión de Observación Electoral, Albania, Fonseca y Urumita se encuentra en riesgo de fraude y factores de violencia. En tanto, Manaure y Uribia en riesgo extremo por variable de fondo, lo que indica que se deben redoblar los esfuerzos de las autoridades para garantizar la transparencia del proceso electoral.

Según la Directora de la MOE: “En estos municipios no solo es pertinente una labor específica de la Fiscalía General de la Nación y del Consejo Nacional Electoral para perseguir los delitos e irregularidades electorales, sino también una labor a mediano plazo de la Registraduría, Ministerio del Interior, autoridades locales y partidos políticos para proveer a testigos, jurados de votación, campañas y ciudadanía la información suficiente sobre lo que se debe y no hacer en una contienda electoral, ya que solucionar los comportamientos observados en estos municipios van más allá de solo contemplar salidas punitivas”.