Aumento en la facturación de los servicios

El aumento en la facturación de los servicios públicos afecta la paupérrima economía de los estropeados bolsillos de los ciudadanos y de las maltratadas empresas que han cerrado temporalmente sus operaciones desde el 25 de marzo por razones del aislamiento preventivo. Pese al cese de actividades, los recibos han llegado en su mayoría duplicados en su facturación y no estarían correspondiendo al consumo real actual.

El regular servicio de agua se ha duplicado y con ella el gas natural que a propósito es uno de los mejores, pero este no le duele al usuario pagarlo en cualquier alza que se produzca debido a que presta un excelente servicio. 

En cuanto a la energía eléctrica no podemos decir lo mismo, ya que no ha dejado de ser uno de los peores servicios con el que contamos en la Costa y en esta oportunidad el valor de los recibos se ha triplicado. Solo hemos conocido de manera extraoficial que el aumento se pudo haber dado por el promedio en el consumo de los últimos meses, debido a que muchos de sus operarios no pueden hacer la lectura de los medidores por el aislamiento preventivo. 

En la crisis económica que ha generado la pandemia del coronavirus, hay que pagar una factiración costosa sin estar operando los establecimientos que por muy pequeño, mediano o grande, no tiene producción.

Esto conlleva al usuario a cumplir una fórmula que a más derroche de energía, la facturación es menor y a mayor ahorro de los servicios, viene más costosa. 

Esto no deja de ser algo incoherente y bastante inexplicable, pero a pesar de no ser técnicamente demostrable, el común denominador de los usuarios así lo interpreta: hay que tener derroche de los servicios para que le pueda llegar más económica la facturación. 

Con base a la realidad que atravesamos los ciudadanos y quienes tenemos cualquier tipo de empresa, nos conduce a no darle credibilidad a las intervenciones del presidente Duque, pero desde la óptica política, podemos decir que el mandatario de los colombianos ha tenido la mejor disposición de afrontar la pandemia con decoro, pues ha puesto a consideración todo un gobierno para sacar adelante el Covid-19 en nuestro país y con sus políticas de gobierno busca reducir los infectados y la mortalidad ocasionada por el virus, pero en el emparedado que hacemos entre lo crítico del gobierno y reconocer los esfuerzo que está haciendo, nos resistimos a creer que el mandatario de los colombianos pueda estar incurriendo en el discurso demagógico en donde puede ser posible que Duque ordena que se hagan las cosas y quienes deben cumplir sus instrucciones, le hagan mofa.