Combinaciones peligrosas en Navidad

Llegó la Navidad y con ella debemos darle gracias a Dios que nos ha mantenido con vida para poder celebrar al lado de nuestra familia esta fecha llena de magia, alegría y muchas veces tristeza para algunos que por una u otra circunstancia así lo interpretan, pero no empañemos la tranquilidad de la Navidad haciendo combinaciones peligrosas que nacen tal vez de la euforia y el entusiasmo que nos contagia esta época de paz y reconciliación.

Los invitamos a no combinar alcohol con gasolina, emociones con tiros al aire y alegrías infantiles con pólvora. Son mezcolanzas que los guajiros y colombianos no debemos hacer porque las tres hacen parte de los problemas familiares que nosotros mismos buscamos, ponemos en práctica y luego nos toca cargar con el peso de haberle causado un daño en nuestro familiar.

Con las prácticas del mal uso de la pólvora y de los tiros al aire, hacemos de nuestras fiestas un paraíso de lágrimas, un carnaval de tormentos y un cúmulo de responsabilidad en donde los más afectados son nuestros hijos, aquellos pequeños que aún no entienden el peligro que encierra la irresponsabilidad de los mayores que aceptaron entregarles pólvora para jugar o aquellos quienes bajo las celebraciones peligrosas se les da por hacer los tiros al aire, convirtiendo un momento de alegría en una pena cobarde y criminal de largo plazo.

La magia navideña no significa poner en riesgo la salud o la vida de nuestros hijos, de nuestro entorno y de nosotros mismos. Jugar con pólvora y hacer tiros al aire es someter a riesgo a quienes hacen hermosa esta Navidad que son los niños y niñas, quienes por falta de pericia y destreza se pueden quemar, mientras que la mal llamada bala perdida atina a buscar a los menores o aquellas personas que hacen hermosa esta temporada de diciembre.

Es momento de Navidad, de unión familiar, es el día de los niños y niñas, no de los adultos, es una fecha para que la entrega de regalos se haga en su entorno familiar al lado del árbol o el pesebre para quienes practican esta modalidad o de la reunión familiar, pero no atentar contra quienes son los verdaderos dueños de la celebración.

Deseamos a todos nuestros lectores una Feliz Navidad y un venturoso año nuevo. Todo libre de las tres combinaciones criminales: alcohol con gasolina, emociones con tiros al aire y alegrías infantiles con pólvora. Hacer estas prácticas es atentar con la inocencia de nuestros hijos.

Feliz Navidad para todos nuestros lectores.