Comenzó el autocuidado en época de pandemia

Comenzamos a cumplir en la mayoría de las regiones del país, el llamado aislamiento selectivo y distanciamiento individual responsable de cada uno de los ciudadanos, basado en la flexibilidad de la cuarentena, y será una muestra del comportamiento de cada  quien en calidad de ‘sueltos de madrina’, aplicando en nuestra individualidad el autocuidado.

Esto no significa que no importa si existen o no decretos que nos obligan al buen comportamiento, mucho menos si existen o no las medidas restrictivas en algunas regiones en donde el pico de la pandemia aún no ha llegado.

Señores, debemos comportarnos con el debido autocuidado que exige la convivencia con el coronavirus, tampoco significa que los decretos restrictivos anteriores acabaron con el Covid-19 en Colombia. Señores, las instituciones del Estado no nos van a presionar para que tengamos el debido cuidado, nos están dejando bajo nuestra propia responsabilidad.

Le entendemos al Gobierno nacional que debemos sabernos comportar, teniendo de presente al enemigo silencioso llamado Covid-19 y por lo tanto que tenemos que proteger nuestra salud, ya que se hace necesario reactivar la producción regional y nacional para que se active la descalabrada economía, tal como algunas personas le solicitaron al Gobierno.

También sabemos que Colombia es el país de las contradicciones, ya que mientras se aplicaron las medidas restrictivas para salvar vidas, muchos criticaron al mandatario nacional y hasta se impetraron acciones de tutelas reclamando la libre movilidad; pero también ahora que se flexibilizó la nueva etapa de la pandemia, lo vienen criticando porque muchas personas se pueden infectar o morir.

El hecho de que se suspenda la cuarentena, no significa que el virus se haya acabado, por el contrario, es el momento de autocuidarse. El Gobierno nacional con sus respectivos gobernadores y alcaldes, salvaron su responsabilidad dejando de emitir decretos restrictivos, pero ahora lo que viene es que cada quien saque su propio decreto de autocuidado.

El Covid-19 no se ha acabado, y el hecho de que ahora no se emita un decreto que restrinja la libre movilidad de los ciudadanos, no significa que es hora de abrazarnos sin control.

La pandemia sigue, está en su punto más peligroso, sobre todo que quienes vienen haciéndole seguimiento en el mundo, piden que se haga un repunte del virus para poder nuevamente ejercer el control y hasta minimizar el riesgo en la humanidad, hasta tanto se ponga al servicio la aplicación de la vacuna.