Comida para los muertos y hambre para los vivos

Suena contradictorio que con tantas personas capturadas en La Guajira y el resto del país por la mala utilización de los recursos que destina el Estado para los alimentos de los niños y personas vulnerables, todavía se esté cometiendo este tipo de canallada. Nuestra hiperbólica retórica sonaría para quienes tienen la boca llena de la maldad, es un amarillismo de nuestra parte al momento de analizar el acto criminal que muchos cometen en contra de los alimentos de los niños y las comunidades en pobreza extrema, pero metafórica para quienes no comulgan con los desalmados funcionarios y contratistas que juegan con el hambre de nuestra gente necesitada. Nuevamente los operadores de los servicios de primera infancia, comienzan a figurar en los registros noticiosos de los medios de comunicación por las presuntas irregularidades reportadas por la Contraloría General de la República con el robo de los recursos destinados a proteger y garantizar el bienestar de la niñez. Esto es lo que nosotros llamamos: comida para los muertos y hambre para los vivos.

Cuando por nuestras redes sociales informamos que la directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, anunció el inicio de las indagaciones preliminares y en donde le solicitaba a la Contraloría el acompañamiento de control preventivo para garantizar la transparencia en los servicios para la primera infancia, los pandilleros virtuales comenzaron a dar opiniones en falsas cuentas de redes sociales en donde criticaban la mala redacción de la noticia y hasta la falta de una coma, pero haciéndole seguimiento logramos identificar a algunos a quienes nos dimos cuenta que tales críticas al hecho noticioso estaba basado en el interés de desdibujar la información publicada, dicho de otra forma, quienes se ponen con pendejadas a criticar la forma de redacción, les importa un carajo el contenido noticioso simplemente porque se sienten golpeados y tocados con la noticia.

Para nadie es un secreto que el problema de hambre en los menores de edad y las personas necesitadas, viene traspasando las esferas del Departamento y la región Caribe, para ellos los gobernantes vienen haciendo todos los esfuerzos para contrarrestar este flagelo, pero mientras se cumple con este tipo de política en contra del hambre, los hechos de corrupción en algunos operadores dejan en estupor a la comunidad hambruna y a quienes no compartimos con la corrupción que al momento de ejecutar los contratos, son los que nos llevan a decir: comida para los muertos y hambre para los vivos.

Aparte del esfuerzo estatal, reconocemos también el apoyo que les brindan de manera independiente algunas personas que ayudan a los más necesitados. Esa importante labor social la vienen haciendo los hijos de La Guajira que se mueven en las esferas nacional e internacional y que de manera silenciosa, solucionan la problemática de los que no tienen qué comer.