Competencias recuperadas

Al recuperar la administración departamental las competencias del sector salud, intervenida por el Gobierno nacional hace dos años y cinco meses, deja claro el mensaje que cuenta con las capacidades para asumir nuevamente esas responsabilidades.

No existiría entonces queja alguna para salirse por las ramas frente al compromiso que asumió oficialmente, cuando además le toca lidiar con el virus del Covid-19 cuyos casos van aumentando en el Departamento.

Al asumir las competencias se pone a prueba la gestión que pueda realizar la Secretaría de Salud, quien ahora no tiene ninguna excusa para empezar a liderar el sector.

Sería entonces primordial saber realmente cuánto pudo avanzar el administrador Temporal saliente Julio Sáenz, referente a la cantidad de problemas del sector, iniciando por las deudas de las EPS, las condiciones de los hospitales, el pago de servicios prestados a población vulnerable, la desnutrición infantil, información que debe estar condensada en el documento que se firmó cuando oficialmente entregó las competencias al Departamento.

Es decir, tener la claridad si realmente la medida correctiva logró las acciones que quedaron planteadas en la resolución 0461 de 2017 de la Dirección de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda y Crédito Público como organizar y consolidar la red prestadora de servicios de salud del Departamento; el acompañamiento continuo y la asistencia técnica a la red prestadora y buscar su sostenibilidad financiera y operativa.

A eso se suma el aumento de los casos de Covid-19 en La Guajira, especialmente en los municipios de Maicao, Riohacha, Uribia, Distracción, Barrancas y San Juan, lo que se refleja en las cifras que hablan por sí solas.

Por ello, es importante el liderazgo de la secretaria de Salud, Rosario Moscote, puesto que se está conviviendo con un virus que solo se puede frenar si la comunidad cumple con las medidas de prevención como el aislamiento social obligatorio, el lavado permanente de manos y la distancia social.

La tarea no es nada fácil, de allí que es necesario que la Secretaría y su equipo de trabajo redoblen los esfuerzos para dinamizar las acciones que deben poner en práctica y generar confianza en la comunidad que solo se logrará en la medida que hagan bien su tarea.