Competitividad

La Guajira sigue rezagada en el ranking del Índice Departamental de Competitividad, ocupando el puesto 27 con un puntaje de 3,87 sobre 10, de acuerdo a los resultados del Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario.

Según los resultados, por ejemplo, en el índice de capital humano en el pilar de la salud se logró la posición 30, en educación básica y media el puesto 28 y en educación superior y formación para el trabajo la posición 25.

Esa cifra es un ejemplo claro del enorme reto para los mandatarios electos que este primero de enero de 2020, asumen el mandato por un periodo de cuatro años de gobierno.

Les corresponde analizar detenidamente todas las variables que incluye la medición, para empezar a abordar el tema y lograr subir en el ranking de competitividad para el 2020.

El llamado especialmente al gobernador electo, Nemesio Roys Garzón y al nuevo alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez, es para que definan qué estrategias seguir que permitan mejores calificaciones para el Departamento en los pilares que mide el Consejo Nacional de Competitividad y la Universidad del Rosario.

Es importante tener claro que la entrega oportuna de información por parte de la administración departamental, es fundamental para que La Guajira logre escalar posiciones en el ranking nacional de competitividad.

Por ello, se requiere trabajar conjuntamente con la Cámara de Comercio de La Guajira, para conformar un equipo interinstitucional que aportan al tema de competitividad para analizar las variables que son más negativas y empezar a trabajarlas buscando subir en el ranking a nivel nacional.

No será tarea nada fácil, pero si existe la voluntad política de los nuevos mandatarios, de la academia, del sector privado seguramente que para finales del 2020 de La Guajira estará ubicada en una mejor posición, demostrando así esos avances que se requieren para jalonar ese desarrollo social y económico tan esquivo en estos últimos años.