Compromiso por Riohacha

Hay tanto que trabajar por Riohacha, que es urgente que las autoridades aúnen esfuerzos y recursos económicos para lograr que al término de este periodo de gobierno se pueda mostrar un cambio en su desarrollo social y económico, que se debe traducir en la entrega de obras macro para la capital de La Guajira.

Para lograr ese propósito que muy seguramente la comunidad valorará en todo lo que ello significa, es necesario que el gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón y el alcalde José Ramiro Bermúdez, realmente unan sus esfuerzos como una muestra de amor por la tierra que los vio nacer, para que a partir de allí definan una hoja de ruta de las obras que en conjunto pueden trabajar. 

No se trata simplemente de una intención o de anuncios públicos para tranquilizar a la comunidad, se trata que lo concreten, lo cual solo se podrá lograr si queda a un lado las diferencias que puedan sostener buscando entonces que prime el bien común. 

Riohacha es una ciudad muy hermosa, con unas características que la hacen especial pero requiere que avance en su desarrollo para que logre convertirse en un referente en la Costa Caribe colombiana. 

Son varios los sectores que se deben intervenir como la invasión del espacio público, movilidad, agua 24 horas en toda la ciudad, el rescate del Teatro Aurora, la recuperación del camellón de la primera, amén de nuevas obras que impacten como modernos parques, la nueva Terminal de Transporte, y otras que seguramente la comunidad espera.

Importante también darle una mirada al turismo, la cultura y el deporte, son sectores claves para el crecimiento económico del Distrito pero también para el ser humano, y en donde se deben aumentar los recursos económicos frente a vigencias anteriores, como una demostración que estos si son gobiernos que quieren marcar la diferencia.

El tiempo corre y es necesario optimizarlo, pero en las administraciones son los gobernantes quienes deben marcar el ritmo para lograr los propósitos, además de las exigencias a sus equipos de gobierno para que estén a tono con las circunstancias, a lo que necesariamente se debe sumar el cumplimiento de los planes de desarrollo.

A trabajar señores, Riohacha necesita de todos sus esfuerzos para convertirla en una ciudad moderna, segura y amigable con el medio ambiente.