Condiciones de pobreza en época de Covid-19

La población del departamento de La Guajira desde hace muchos años viene soportando las graves condiciones de pobreza que se caracterizan por no tener lo necesario para que nuestra gente viva dignamente. Estas brechas sociales se profundizan en la negación al acceso de los servicios sociales básicos, especialmente salud, educación y agua; precisamente los mismos que fueron intervenidos desde el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y ratificado por un tiempo por Iván Duque, pero que hoy pareciera que al Gobierno nacional la carga económica que le genera el sector salud en La Guajira, fuera la peor pandemia por su financiación, pero con resultados negativos en la época del Coronavirus. 

En alguna oportunidad cuando no se tenían claros los estragos del Covid-19, nuestra dirigencia política en cabeza del gobernador reclamábamos nuestra propia autonomía administrativa sin necesidad que existiera una especie de súper secretarios provenientes de Bogotá para que nos vinieran a administrar los servicios de salud, educación y agua, o que nos vinieran a enseñar cómo se administran esas carteras, sustituyendo el trabajo que deberían desarrollar los respectivos secretarios del despacho del gobernador, pero hoy cuando estamos en el punto crítico de En alguna oportunidad cuando no se tenían claros los estragos del Covid-19, nuestra dirigencia política en cabeza del gobernador reclamábamos nuestra propia autonomía administrativa sin necesidad que existiera una especie de súper secretarios provenientes de Bogotá para que nos vinieran a administrar los servicios de salud, educación y agua, o que nos vinieran a enseñar cómo se administran esas carteras, sustituyendo el trabajo que deberían desarrollar los respectivos secretarios del despacho del gobernador, pero hoy cuando estamos en el punto crítico de 

La determinación del gobernador de La Guajira en hacer uso de esta herramienta administrativa en cumplimiento al artículo 27 del decreto 538 del 12 de abril de 2020, significa que se requiere cerca de 50 mil millones de pesos, dineros que se necesita para afrontar la pandemia del Covid-19 en La Guajira y recursos que no están presupuestados y mucho menos contamos con ellos en las arcas del Departamento, porque hasta donde tenemos conocimiento, el Gobierno nacional le entrega temporalmente a La Guajira la moribunda intervención de la salud, sin un peso. He allí en donde creemos que el gobernador de La Guajira tiene que hacer uso de la figura de desaprobar algunos proyectos del Ocad, entre ellos el bilingüismos para destinárselo a la salud del Departamento en el marco del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica.

Hoy literalmente el Gobierno nacional le entrega a La Guajira la facultad temporal de administrar su propia salud, el gobernador le dice si para no estar atado a las decisiones del Ministerio, pero lo recibe a la moribunda asunción temporal en el “momento crítico en el que necesitamos acción e inversión”.