Covid-19 y dengue, unidos para atacar

Veníamos diciendo que los efectos negativos del Covid-19 en La Guajira se están desapareciendo, en donde las cifras de positivos se encuentran en el escalafón epidemiológico de pandemia a endemia, con alta reducción de personas fallecidas por temas asociadas al coronavirus.

El nuevo dolor de cabeza que tenemos en nuestra península corresponde a la  enfermedad epidémica del dengue, caracterizado entre los pacientes por las altas fiebres, dolores en los miembros y erupciones cutáneas.

Paradójicamente los casos positivos y fallecimiento asociados con el de Covid-19 han tenido una considerable baja en comparación con el pico de la pandemia, mientras que los casos positivos y de fallecidos de dengue han tenido un desmedido crecimiento, aclarando que nos encontramos en un brote epidémico, situación que ha llevado a la Secretaría de Salud de La Guajira a declarar la alerta naranja hospitalaria en todo el Departamento.

Las autoridades de salud han dicho oficialmente que ha habido un incremento de número de casos reportados de dengue, notificándose en lo que va corrido del año más de un centenar de casos y de ellos el 54% confirmados; una docena fue calificado como grave y  4 casos notificados como fallecidos. De esta cifra que no deja de ser escandalosa por el tipo de enfermedad, tiene que ser controlada por las alcaldías en donde se evidencia que Riohacha es el municipio con alto riesgo; Uribia, Villanueva, Albania, San Juan y Fonseca se encuentran en riesgo medio.

Los municipios en el Departamento saben cuál es su responsabilidad y en la eventualidad en que se les olvide, tienen que recordar que deben ejecutar sus planes de acción de inmediato para interrumpir las cadenas de transmisión que pueden estar generando el aumento en los casos. Mejor dicho, prevenir en compañía de la Secretaría de Salud Departamental, implementando un Plan de Prevención, con actividades de promoción de la salud, al igual que de control biológico y físico para el control del mosquito Aedes aegypti, transmisor de la enfermedad.

La prevención del dengue es de parte y parte. Las autoridades de salud tienen que ejecutar sus planes de acción de inmediato para interrumpir las cadenas de transmisión que pueden estar generando el aumento en los casos, mientras que los ciudadanos deben colaborar evitando el represamiento de agua, cambiar frecuentemente el agua de los bebederos de animales y de los floreros, eliminar la basura acumulada en patios, eliminar llantas o almacenamiento en sitios cerrados y si con frecuencia a las 06:00 de la tarde se presenta el enjambre de mosquito, tenga listo su repelente o busque la forma de ahuyentar los causantes de la enfermedad vírica.