Covid en comunidades indígenas

El Covid-19 llegó a las comunidades indígenas de La Guajira, afectando inicialmente a las familias wayuú, cobrando la vida de dos autoridades tradicionales en el municipio de Barrancas, de acuerdo a información de las propias comunidades.

En el municipio de Uribia, su alcalde Bonifacio Henríquez, confirmó casos de Covid-19 en varios corregimientos de la Alta Guajira, y cerca al casco urbano, en tanto que en el municipio de Barrancas se confirmó un brote en dos resguardos indígenas.

La situación es de alarma si se tiene en cuenta lo extenso del territorio y la forma dispersa como viven las familias wayuú, razón por la cual es urgente que el Gobierno nacional asuma como propio lo que está sucediendo en el Departamento con las comunidades indígenas para evitar que mueran por este virus que los está atacando. 

Desde el Gobierno departamental y de la Alcaldía de Uribia, se solicitó de manera oficial al presidente de la República, Iván Duque Márquez, un tratamiento diferencial para atender el tema en las comunidades indígenas además de la aplicación de la vacuna de una sola dosis.

De no atenderse como se debe esta alerta que se ha generado, muy posiblemente la afectación será alta en las rancherías, y lo más triste es que ni siquiera se conocerán las cifras de las personas que puedan morir por este virus.

La Guajira, no puede volver a repetir lo sucedido hace muchos años cuando no se atendió de manera oportuna una alerta por la presencia de la encefalitis equina que terminó acabando con la vida de muchos indígenas wayuú, o del propio cólera que causó pérdidas humanas en las rancherías.

Mientras el Gobierno nacional da respuesta a la solicitud de las autoridades de La Guajira, entonces internamente se deben reforzar todas las medidas que tienen que ver con toque de queda, la ley seca y el pico y cédula, es decir ser más estrictos para hacerlas cumplir.

Al tiempo, es importante que el Ministerio de Salud, realice las investigaciones que sean necesarias para determinar si la cepa brasileña es la que está afectando a La Guajira en este tercer pico de la pandemia, por su condición de frontera entendiendo que en Venezuela se confirmó la presencia de esa variante.