Defendemos el buen nombre de La Guajira

Recientemente hemos observado las críticas que han recibido nuestras opiniones por parte de personas que han afectado el buen nombre de La Guajira por fuera del Departamento, con el fin de sacarle provecho político y otros económicos, tergiversando nuestra posición y calando la mala opinión entre personas que no se dan a la tarea de leer nuestro editorial.

Contraria ha sido la reacción de quienes sí leyeron con detenimiento nuestra posición y supieron entender cuál era el mensaje que queríamos dejar.

No somos defensores de administraciones y mucho menos de mandatarios, estamos en contra de aquellos guajiros mercaderes de la política que se ponen al servicio de quienes nos hacen daño desde la capital del país, acolitando para que los ‘cachacos’ utilicen a las personas de bien, nacidas o residenciadas en este Departamento, como chivos expiatorios y a La Guajira de ‘cortina de humo’ como en otrora ha ocurrido, pues para nosotros el funcionario que infrinja la ley o milite en la corrupción, le debe caer el peso de la ley.

Todo ciudadano tiene el deber de denunciarlos ante los organismos competentes y son estas entidades las encargadas de juzgar a quienes han incurrido en corrupción.

Quienes se mimetizan entre los guajiros impolutos para sacar provecho político en el futuro, lo único fácil que encuentran es atacar la marca guajira para dañar el buen nombre del Departamento y no tienen el valor civil de denunciar ante la Fiscalía o Procuraduría al funcionario corrupto, ya que todo lo quieren bajo el esquema de las opiniones y no hacen las denuncias en concreto. Si tienen el valor civil como dicen tenerlo, les exigimos que nos entreguen las denuncias para convertirlas en noticia.

Es imposible que nosotros recibamos el envenenamiento ofídico de las personas que se quieren amangualar con los ‘cachacos’ para seguirle haciendo el mal a un departamento que ha sido tomado como ‘chivo expiatorio’ para tapar los errores que en otras regiones cometen; ese tipo de personas no son más que los ‘vende patria’, simplemente porque nos están poniendo como carne de cañón para sacar en el futuro el gran provecho político, ya sea de postular su nombre a un cargo de elección popular o para que le apoyen a un familiar suyo.

Para nadie es un secreto que los periodistas estamos sometidos en temporada política a la crítica por pensar diferente al que quiere imponer su criterio en nuestras libres opiniones, pero jamás hemos censurado a un columnista e, inclusive, hemos publicado opiniones que van en contra de nuestro nombre y postura, postura que corresponde a nuestra línea editorial y ella no debe ser mancillada por quienes quieren que pensemos igual.

Creemos que quienes nos han criticado se han aplicado la autocensura porque su conciencia no les permite enviarnos sus opiniones para publicarlas.