El acueducto de Camarones

Pasaron varias administraciones desde que se inauguró el acueducto de Camarones, para que sus pobladores empiecen a gozar del servicio de agua potable.

La intervención de la Contraloría General de la República, en el marco de su iniciativa ‘Compromiso Colombia’, fue clave para que la administración distrital se pusiera a tono con la situación para llevar agua potable a las familias de la localidad, gracias al acompañamiento de la empresa Asaa.

Hoy, los camaroneros cuentan con una moderna infraestructura, en donde se invirtieron 12.192 millones de pesos, que dejó de ser un elefante blanco para convertirse en un acueducto óptimo para brindar un eficiente servicio a una comunidad que protestó más de una vez exigiendo el preciado líquido.

El llamado entonces a los habitantes de Camarones, para que paguen el servicio, pues es la única forma para que se generen los ingresos  que deben invertirse para garantizar el mantenimiento del acueducto.

Además de responder por el pago, también deben ser responsables en evitar el desperdicio, porque es un líquido escaso, razón por la cual se debe usar de manera responsable.

Se esperaría que los pobladores no le hagan la trampa al compromiso que les corresponde  para aunar esfuerzos remando todos a un mismo lado, en procura de que la conquista por el agua no sea solo de unos meses.

Las exigencias de la comunidad hoy se ven compensadas, especialmente por contar con el servicio de agua potable que les genera disfrutar de una mejor calidad de vida.

Es importante reconocer también el aporte del exalcalde Jaider Curiel por haber formulado el proyecto, a Rafael Ceballos Sierra porque en su administración se construyó y lo puso en funcionamiento y al actual mandatario, José Ramiro Bermúdez, por lograr la operación total de la cuestionada obra.