El carnaval no es un vandalismo

El inclemente vandalismo que se camufla durante los carnavales de Riohacha y en algunos municipios de La Guajira que afecta el desfile de las comparsas, pilones y disfraces, es lo que ha generado el fastidio entre los hacedores del carnaval y el público de bien que se deleita con el espectáculo, pero que también tiene preocupado a las autoridades de Riohacha por el mal comportamiento de los desadaptados.

Insistimos que existe una mala apreciación de las personas que alteran la tranquilidad de los hacedores de Carnaval. Pareciera que para los desadaptados cuando hablamos de carnaval nos referimos a desorden y si hablamos de desorden pareciera que se estuviera incitando a cometer acciones destructivas contra las comparsas, disfraces o atentar con las niñas o mujeres que adornan la festividad. Vandalizar los carnavales de Riohacha significa no avanzar y acabar con la tradición de muchos años, nos alejamos del rótulo de realizar los carnavales más antiguos del continente, inclusive primero que Barranquilla, pero nos preguntamos ¿quiénes vandalizan los carnavales en Riohacha cuando llegan a Barranquilla hacen lo mismo? Estamos seguros que no, porque algunos grupos de jóvenes que participan de la devastación carnavalera, carecen de orientación desde el seno de su hogar y del establecimiento educativo.

El vandalismo que se camufla en los diferentes desfiles y pilones de carnaval, sigue sembrando la fobia en las personas de bien y nos aleja de la posibilidad de convertir la festividad en un espectáculo cultural, pero invitamos a los padres de familia cuyos hijos vandalizan los carnavales a que le ponga cuidado a este mensaje: El Carnaval de Barranquilla ha creado a través de los años su propia economía participativa en donde los innumerables hacedores de esta manifestación folclórica, han ejercido directamente su apalancamiento financiero como estrategia para aumentar la ganancia cultural de un evento que se prepara durante los 365 días del año, se desarrolla en 40 días y su demostración folclórica se hace antes los miles de visitantes durante cuatro días. La unificación de esfuerzos entre hacedores del carnaval, operador del carnaval y la Alcaldía de Barranquilla, ha posicionado a estas fiestas como la tercera más importante entre las 80 ciudades del mundo que celebran este tipo de festividades, siendo las dos primeras, los carnavales de Río de Janeiro en Brasil y ciudad de Panamá, en Panamá. He aquí en donde necesitamos que los vándalos conozcan estas estadísticas.

El alcalde de Riohacha debe implementar el ‘Comparendo social’ para jóvenes y adultos que alteran la tranquilidad en los desfiles que salen por las calles del Distrito. Creemos que es la única forma de preservar y seguir creando lazos afectivos entre los cientos de asistentes a los desfiles que han abandonado el acompañamiento de los pilones, mientras que los hacedores de los carnavales reclaman el acompañamiento de la gente de bien.