El fleteo

En menos de una semana se han presentado dos casos de fleteo en Riohacha, lo que está generando preocupación en la ciudadanía y una sensación de inseguridad que debe llamar la atención de las autoridades.

En los dos casos el accionar de los delincuentes es idéntico, se transportan en motos, con revólver y a los pocos minutos llegaron a las residencias de quienes antes habían retirado 25 y 10 millones de pesos de entidades bancarias ubicadas en el centro de la ciudad.

La forma como estos delincuentes operan con entera libertad en la capital de La Guajira, genera el rechazo total de la ciudadanía, pero también dudas sobre cómo se filtra la información desde los bancos.

También se debe llamar la atención de quienes retiran gruesas sumas de dinero, para que se hagan acompañar del servicio que para esos casos brinda el Comando de Policía en La Guajira.

La ciudad no puede estar en manos de delincuentes, que asaltan a cualquier hora del día, huyendo luego con rumbo desconocido y causando un daño a quienes trabajan de manera honesta para ganarse el sustento diario.

Es importante también que se sepa cómo actúan estas personas dedicadas al fleteo, y qué responsabilidad le cabe a las entidades bancarias, que de alguna forma también deben velar por sus clientes, quienes confían en la confidencialidad de sus transacciones.

Los ciudadanos confían en sus autoridades, y es hora de mostrar esa reciprocidad, de allí que la Administración Distrital debe de alguna manera ejercer control sobre los delincuentes para lo cual es necesario exigir al Gobierno nacional el aumento del pie de fuerza, pero también de tecnología para garantizar que la comunidad se mueva con tranquilidad.

Los residentes en la ciudad deben denunciar cuando observen movimientos extraños a su alrededor, para que la autoridad pueda actuar de manera rápida, también les corresponde tomar medidas para evitar ser víctimas de delincuentes, que para esta época del año redoblan sus acciones delincuenciales.

Llegó el mes de diciembre y con este, el acecho de quienes encuentran en la delincuencia una forma de vida, por eso es necesario actuar con prudencia y confiar en que las autoridades no serán inferiores al trabajo que deben realizar para proteger a la comunidad.